Juicio a quien intentó asesinar dentro de un supermercado
En los tribunales de Esquel se juzga un hecho que ocurrió el 20 de julio de 2014 en el interior de una sucursal del supermercado La Anónima de Esquel.
La Fiscalía acusa a Andrés Esteban Díaz de intentar matar a la víctima con un disparo de arma de fuego. Según se informó desde la fiscalía de la ciudad cordillerana este lunes declarará el último testigo y se escucharían los alegatos de las partes. El debate comenzó el martes y ya se produjo casi toda la prueba. En su presentación del caso, la fiscal María Bottini, lo describió como una “desgracia con suerte”, una especie de “ruleta rusa” de la que por eventualidades del destino, la víctima se salvó y puede ser ahora uno de los principales testigos de este juicio. Díaz, sin motivo aparente, atacó al damnificado apoyándole el revólver calibre 22 que portaba en el cuello, percutando y sin que se hubiera producido un disparo del proyectil por mera casualidad del destino. El imputado no estaba habilitado para tener o portar armas, el arma que empleó no estaba registrada. Bottini calificó el hecho como homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y portación ilegal de arma de fuego de uso civil agravada por tener el imputado antecedentes condenatorios. El escenario de estos hechos fue el supermercado ubicado en Holdich y Lezana de Esquel, a las 9:30 hs. Andrés Esteban DÍAZ, empuñando un arma de fuego, en condiciones inmediatas de disparo, le apuntó en el cuello a la víctima y con la finalidad de darle muerte, percutó dicha arma sin que se hubiera producido el disparo del proyectil. El resultado buscado por el imputado no se produjo por circunstancias ajenas a su voluntad, las que bien pueden relacionarse con el hecho de que había un número menor de municiones que los alveolos del arma, o a un defecto de alineación del arma detectado en la pericia balística, la cual no impide su aptitud de disparo. El arma poseía en su interior dos cartuchos a bala y una vaina servida. El imputado gozaba de una salida transitoria al momento de ocurrir el hecho, ya que cumple una condena privativa de la libertad en el Servicio Penitenciario Federal. A raíz de este episodio se le revocó la incorporación al régimen de salidas transitorias. La defensa está a cargo de la Dra. Esther Cárdenas. La abogada postuló una teoría negativa del caso, indicando que buscará demostrar que los hechos no se produjeron como lo presenta la fiscalía o al menos minimizar los efectos de la acusación sobre su defendido. También adelantó que se defenderá de toda acusación alternativa y de cuanto se le impute a Díaz, indicando que no consiente el relato de los hechos que plantea la acusación fiscal.