Juzgado de Faltas de Esquel: insólita pelea por un cargo
Tras 8 años de adscripción, un empleado quiso volver a su puesto, ocupado por una abogada que habla de “abuso de autoridad y violencia de género”.
Un nuevo conflicto se encendió en el Tribunal Municipal de Faltas luego de que quedara nulo el concurso para la elección del juez municipal. Este tema lleva más de dos años sin resolver. Ahora el problema es que regresó tras ocho años de una adscripción en otros organismos Juan Colihueque como secretario de Faltas, el mismo cargo de Viviana Itze desde 2013 cuando por resolución se estableció que Guillermo Gil sea juez de Faltas municipal Subrogante e Itze, secretaria de Faltas. El viernes, Gil designó a Colihueque como secretario porque estaba en uso de licencia y pidió el cargo que ocupa Itze. Ante la disconformidad de la abogada y su planteo de nulidad, Gil envió al Concejo Deliberante una nota solicitando respuesta urgente por las polémicas resoluciones que por un lado suspenden la designación de Colihueque “hasta tanto se evalúe la procedencia de la medida a fin de no perjudicar la administración de la Justicia de Faltas y la situación laboral de los implicados”, y por el otro lado la reincorporación de Colihueque, ambas resoluciones firmadas por Gil como subrogante y Colihueque como secretario de Faltas. Itze en la nota que ingresó al HCD dijo que se sorprendió cuando “de manera arbitraria” Gil le comunica del retorno de Colihueque a trabajar “desplazándome de mi cargo como secretaria”. Comentó que Gil cuando asumió como juez subrogante, ella pasó a ser secretaria subrogante del Tribunal. El problema de fondo es la falta de resolución del concurso que quedó trunco de la gestión anterior del HCD y que mientras se mantenga el juez subrogante, se mantiene la secretaria subrogante. Ya hay una ordenanza Itze aclaró que Colihueque después de ocho años de adscripción solicita su incorporación y que es viable pero no así su incorporación como secretario. “Si bien tiene mayor categoría que quien suscribe, no es esto una condición para el cambio de situación ya que no se requiere de mayor categoría para el cargo de secretario”. Para eso una ordenanza dispone cómo designar secretarios de Faltas: el juez de Faltas y el HCD realizarán un concurso privilegiando a igual puntaje, a los concursantes que ya trabajen en el municipio. Al ser nombrado subrogante, Colihueque no trabajaba en el organismo. Y pretende que una resolución del Ejecutivo que dispone que sea auxiliar letrado sea el instrumento que valide una situación “irregular y contraria a la legislación”. Aclara Itze que el cargo de auxiliar no existe en el organigrama del Juzgado, pero se pretende que una resolución se imponga sobre una ordenanza que establece los cargos del Tribunal. “En un verdadero abuso de autoridad y desconocimiento de la norma” –dice el texto-. Gil el viernes dicta una resolución que expresa que Colihueque estaba en uso de licencia “haciendo reserva del cargo y categoría que poseía en planta permanente, solicitó al Sr. Intendente la reincorporación la cual fue otorgada”. Gil señala que hay dos agentes para el cargo y que las resoluciones anteriores daban el carácter de provisorio hasta que fuera designado el juez titular hasta tanto se resolviera el concurso nulo. Expresa que son abogados y pueden ejercer pero que existe una diferencia de categoría en el escalafón (Itze categoría 11 y Colihueque categoría 16). Por teléfono Aclara además Gil que por teléfono se le consultó a la asesora legal del municipio, Laura Duhagon, quien manifestó que no existía impedimento legal para que Colihuque sea designado secretario subrogante. “No existe una nueva situación respecto de la Secretaría ya que no hay dos agentes con intención de ocupar el cargo”, dice Itze. “Existe una agente que ocupa el cargo por resolución y un agente que no desempeñaba funciones”, señala. “El decreto del HCD no modifica la situación del juez subrogante, por ende tampoco debería modificar la situación de la secretaria subrogante; no habiéndose modificado la situación del subrogante de ninguna manera puede modificarse la situación de la secretaria subrogante”. “Lo único que se ha modificado es que, después de ocho años de adscripción, Colihueque se presenta por ante el juez subrogante pretendiendo ocupar ilegítimamente el cargo que ostento y pretendiendo avasallar resoluciones que gozan de total legitimidad”, esgrime Itze. Está en el cargo desde 2013 y esta designación fue efectuada junto con la de Gil, quien en “ningún momento me comunicó de esta situación, violando gravemente mi derecho de defensa, haciendo un alarde del abuso de autoridad, y de violencia de género laboral y simbólica, toda vez que prioriza a un agente hombre que no trabaja en la corporación municipal”. Indica que Gil desconoce la ordenanza de funcionamiento del Juzgado, que no dice que un auxiliar integra el Tribunal, creando un nuevo acceso a la subrogancia no previsto. Agrega Itze que Gil, sabiendo del traspaso de mando, consulta a Duhagon, quien había renunciado pero dictamina contra la legislación vigente sobre la situación del personal. Indica que se la quiere desplazar del cargo a partir de una “falacia pergeñada” por Gil que plantea un escenario “en el cual nos encontramos dos agentes pretendiendo un cargo, tirando por tierra la propia resolución que establece mi subrogancia por el mismo período de tiempo que el Dr. Gil se encuentra a cargo del Juzgado como subrogante, situación que no hace más que confirmar este oscuro manejo realizado a escondidas de Valeria Márquez, directora de Personal, el presidente del HCD, Jorge Junyent y el intendente municipal, persigue un fin rayando al delito”.