La pistas cercanas a Esquel, en Chubut, del centro de ski la hoya serán administradas por el mismo grupo que opera el Cerro Catedral, en Bariloche.

Las negociaciones, que venían avanzando en las últimas semanas, se aceleraron en tiempo de descuento y, ya sobre la hora, el acuerdo se cerró en los términos que muchos anunciaban por lo bajo. Cualquier parecido con la actualidad político electoral es pura coincidencia: en este caso, sólo se trata de la nueva concesión del centro de esquí La Hoya, en Chubut, sellada apenas unas semanas antes del comienzo de la temporada de nieve.

Hasta el invierno 2018, La Hoya era el único centro argentino administrado por el estado (el gobierno de Chubut), mientras que el resto de los destinos de esquí pertenecían a firmas privadas (como Las Leñas o Cerro Bayo) o eran operados por concesionarios con contratos de varias décadas (Catedral, Chapelco).

Luego de abrir la licitación en enero último, el 7 de mayo se firmó la adjudicación del centro de esquí por 30 años al grupo de la familia Trappa, propietaria de la empresa de transporte Vía Bariloche, que además administra actualmente el Cerro Catedral, en Bariloche.

“Estamos corriendo con los tiempos y con el clima. Empezamos con las obras de puesta en valor 24 horas después de la adjudicación. Pero la logística es compleja porque ya hay bastante nieve acumulada”, asegura, desde Esquel, Nicolás Herrera, flamante gerente de La Hoya.

El centro de esquí chubutense es uno de los más antiguos del país, fundado en 1974.

No obstante, la apertura está prevista para el 1° de julio, en línea con los otros centros de esquí en la Patagonia y Mendoza, fecha que, claro, depende de la cantidad de nieve en las pistas.

Zona de obras

En su último invierno de gestión estatal, La Hoya sufrió el incendio sin víctimas pero con pérdidas totales de su principal local gastronómico, La Piedra, en la cota 1600. Una tragedia que probablemente haya acelerado los planes de ceder la administración a un privado. Los nuevos responsables de la montaña trabajan por estas horas en la construcción de una nueva confitería, en la ampliación del estacionamiento (más cerca de la base y con capacidad para 750 autos en lugar de 380), la remodelación del Refugio del Esquiador en la cota 1800 y ya instalaron los molinetes de acceso con tecnología Ski Data, entre otras obras.

Para atraer a los esquiadores que aún no la conocen o que hace tiempo dejaron de visitarla, La Hoya lanzó algunas promociones con valores inferiores a los de la competencia, con pases diarios desde 827 pesos para mayores y 687 para menores. Se pueden encontrar buenos descuentos en la web oficial.

La Hoya es uno de los centros de esquí pioneros en la Argentina. La primera telesilla se instaló allí en 1974. El Club Andino Esquel se fundó en 1952 y es una institución rica en historia y fotos color sepia, comparable en trayectoria con los mejores clubes de Bariloche.

Dispuesta en forma de anfiteatro, La Hoya hoy ofrece 14 kilómetros de pistas y once medios de elevación y una de sus particularidades reconocidas es la calidad de su nieve seca, en polvo y más duradera, debido a la orientación de las laderas. También se caracteriza por la intensidad del viento.

“En estos primeros cuatro años, el plan es poner el centro en valor con obras de estructura básica, renovar la montaña y reinstalarla comercialmente -enumera Herrera-. Estamos trabajando mucho con los empresarios locales para que la ciudad también acompañe y Aerolíneas Argentinas ya agregó un vuelo más a Esquel los domingos”.

Para una segunda etapa, se proyecta en borrador la implementación de un pase único entre los dos centros de esquí que controla el mismo grupo, La Hoya y Catedral, separados por algo menos de 300 kilómetros, unas cinco horas de viaje en micro.