La Hoya sigue siendo la preferida
La Hoya, en Esquel, es el centro de esquí más elegido por grupos familiares para esquiar y recrearse
Además de contar con los precios más razonables de toda la Argentina. El centro de esquí posee varias pistas para principiantes, lo que permite realizar los primeros deslizamientos familiares, además cuenta con una excelente Escuela de Esquí y Snowboard para iniciarse en la nieve, y que a su vez posee un espacio exclusivo destinado al jardín de nieve y la guardería. Pero no todo es esquiar, y la nieve es para que todos puedan divertirse, y así es como La Hoya tiene opciones especiales para aquellos que solo desean acompañar o experimentar la nieve de otra manera: Las Caminatas con Raquetas, es una actividad para toda la familia y no requiere experiencia previa.
La temporada de nieve más larga La Hoya, con su diseño natural que protege las pistas del sol, la variedad de sus pendientes y la espectacular nieve en polvo de excelente calidad, hacen que este centro de esquí cuente con la temporada para esquiar más extensa de todo el país, una temporada que logra extenderse hasta mediados de octubre. Esta característica otorga al esquiador un marco especial para visitar La Hoya varias veces en el año, no solo en las vacaciones invernales, sino también en los fines de semana desde Agosto en adelante. Por otra parte, y de acuerdo a los comentarios obtenidos en las últimas temporadas por los snowboarders que visitan Esquel, el Snow Park de gran tamaño que tiene La Hoya, con el trazado de las líneas y el armado de las estructuras hacen de este espacio uno de los más buscados en Sudamérica. Además de ello, la ubicación estratégica con las inigualables vistas hacia la ciudad, lo convierten en la mejor panorámica para las fotografías, plasmando los saltos de cada competencia o free session.
Para especialistas Pero La Hoya también tiene un lugar guardado para los deportistas experimentados, amantes de la velocidad y del vuelo. La Telesilla del Cañadón, emplazada frente a la confitería, permite acceder a la zona más alta del cerro, en donde la calidad de la nieve otorga inmejorables condiciones para el esquiador experto, y para aquellos que les gusta la adrenalina del “fuera de pista”. Para ellos, también hay un lugar donde hacer un alto y disfrutar de algo caliente, en el parador El Refugio. Así es como La Hoya logra atraer a un público diverso, pero con un objetivo en común que es el de disfrutar la nieve al máximo, divertirse, respirar profundo y olvidarse de los problemas.