La lluvia ayuda a apagar los incendios en los bosques nativos al noroeste de Chubut
Las precipitaciones se produjeron en la zona cordillerana, en Esquel y sus alrededores, con intensidad en algunos sectores, lo que ayudaba en la lucha contra los incendios.
Las lluvias que cayeron en la madrugada de ayer aliviaron la labor de los brigadistas que combaten los incendios forestales en el noroeste de Chubut, donde desde febrero se perdieron unas 37 mil hectáreas de bosques nativos.
Las precipitaciones se produjeron en la zona cordillerana, en Esquel y sus alrededores, con intensidad en algunos sectores, lo que ayudaba en la lucha contra los incendios.
La llegada de la lluvia se produjo luego de más de dos meses casi sin registros pluviales en una zona afectada gravemente por los incendios desde mediados de febrero.
 “Esta lluvia produce un cambio en el trabajo”, destacó ayer el ministro Coordinador de Gabinete de la provincia, Juan Garitano.
Asimismo, remarcó que ahora podrán “concluir con estos incendios, darlos por finalizados y trabajar con el exterminio de los pequeños focos que quedan bajo la tierra, esto es un trabajo que se hace con posterioridad”.
Respecto de las pérdidas que se produjeron desde febrero, el funcionario aseguró que son unas 37 mil hectáreas de bosques.
“Teníamos un perímetro medido en el incendio de Cholila de 25 mil hectáreas, luego el incendio comenzó en Los Alerces, (cerro) Currumahuida, El Desemboque, Puerto Patriada, Lago Puelo y en El Turbio, que suma unas 12 mil hectáreas”, precisó en diálogo con una radio de Comodoro Rivadavia.
El director de Defensa Civil de la provincia, Evaristo Melo, aseguró respecto del siniestro ubicado a las afueras de la localidad de El Hoyo, que anteayer “se detuvo el avance del fuego hacia zonas pobladas y hoy (por ayer) se focaliza en el interior de la montaña”.
En la zona estaban afectados 250 de un total de 600 brigadistas que trabajan en los distintos focos que se registran en la región.
En cuanto a los incendios en los parques nacionales, comunicó que en Lago Puelo se encontraban “en la fase de guardia de cenizas, mientras en Los Alerces permanecen algunos focos activos”.
Incorporan brigadistas. Por otra parte, el gobernador Martín Buzzi firmó un decreto para incorporar a 107 brigadistas del Plan Provincial de Manejo del Fuego a la planta permanente de ese organismo.
La ministra de Desarrollo Territorial, Gabriela Dufour, señaló que “si bien era un reclamo que venía haciéndose, teníamos que esperar el cumplimiento del período que la ley exige” que vencía el 19 de marzo y acotó que “una vez cumplido, inmediatamente se les dio incorporación”.
La funcionaria remarcó que los brigadistas “siguen luchando, más allá de la lluvia de anoche (por anteanoche), que ha aliviado la tarea, y lo vienen haciendo durante estos meses”.
Además, recordó que “el primer incendio importante que tuvimos en la provincia fue el 8 de diciembre en el cerro Currumahuida y desde ese momento no han cesado en su combate”.