La pesca deportiva en Esquel
Una actividad especial que convoca y apasiona a todas las edades por igual es la pesca deportiva de truchas, que se se puede realizar en Esquel.
En la costa o embarcados en lagos, ríos y arroyos, los pescadores deportivos encuentran en aquella ciudad de la Patagonia Argentina varias opciones. La mayor sensación y gratitud -destacan- es la devolución de la pieza obtenida a su hábitat natural para la conservación del ecosistema. . Placer por el paisaje Esquel posee varios paisajes que definen su impronta, cuenta con una interesante transición de biomas a lo que se denomina “ecotono” ya que se transita desde la estepa patagónica hasta el bosque andino- patagónico. El Hombre rodeado de aquellos paisajes maravillosos se siente un verdadero protagonista dentro de la madre naturaleza, más aún cuando se puede disfrutar de unos días de pesca con la familia o con amigos. Los diferentes lagos y ríos de la zona, con aguas puras y cristalinas que nacen en la Cordillera de los Andes, ofrecen condiciones extraordinarias para la reproducción y desarrollo de los salmónidos. . Pasión por la pesca El pescador eleva su adrenalina al pescar una trucha que le brinda pelea y dificulta su extracción, una experiencia cargada de emociones y sensaciones. La temporada abarca desde noviembre hasta abril, y en la enorme riqueza que ofrece la Comarca de los Alerces para la pesca deportiva se encuentran especies como el salmón encerrado, la trucha marrón, de arroyo, de lago, Arco Iris y el salmón del pacífico que congrega a pescadores de todo el mundo en esta zona de la Patagonia, ideal para la pesca con mosca. . Una modalidad para cada gusto diferente En Esquel, en un mismo día se puede disfrutar de diferentes modalidades de pesca, gracias a que esta vasta región ofrece una gran diversidad de ambientes que van desde grandes lagos hasta arroyos perdidos en medio de la estepa. Padres e hijos, renuevan y fortalecen vínculos al compartir esta hermosa actividad deportiva. Amigos potencian su vínculo celebrando la vida juntos, promoviendo una inolvidable vivencia para luego seguramente plasmarla en las redes sociales. Parejas que disfrutan del paisaje, el aire puro y de compartir la magia de la pesca deportiva, ayuda a fortalecer las relaciones fuera de la rutina y el estress cotidiano. La vivencia encierra amaneceres, atardeceres, mucho aire puro y camaradería que supera cualquier experiencia.