PetroChubut, subsidiaria de Petrominera, empresa petrolera de la provincia de Chubut, ha anunciado la instalación de estufas que funcionan con alimentación de a pellets en ocho estaciones del territorio provincial. La acción es parte de un proyecto piloto que busca aprovechar los recursos forestales como fuente de energía, reemplazar el uso de leña y bajar el consumo eléctrico.

El proyecto es llevado adelante en conjunto con la planta Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) de Esquel, el Ministerio de Ambiente de la provincia y la Municipalidad local, y por ahora abarca estaciones de servicio de la red PetroChubut en las localidades de Telsen, Gan Gan, Gastre, Gualjaina, Paso del Sapo, Epuyén, José de San Martín y Lago Blanco.

Chubut es una de las provincias patagónicas, localizadas en el extremo del sur del país, y donde las temperaturas invernales llegan a ser extremas. A eso debe sumarse la amplitud del territorio, en el que existen poblaciones que en días de eventos atmosféricos límites -como fuertes ventiscas, copiosas nevadas o bajísimas temperaturas- pueden quedar aisladas.

Del proyecto participan también un emprendedor de la localidad de Trevelin, que fabrica las estufas, y Petrominera, como distribuidor y comercializador de pellets a través de la red de estaciones de servicio y repostaje de combustibles de PetroChubut.

Según se precisa desde la petrolera provincial, “la instalación de las estufas de 8.000 calorías permitió calefaccionar las estaciones y disminuir la demanda de energía eléctrica”. Cada unidad consume entre 12 y 20 kg de pellet por día, según la temperatura de cada lugar.

En el comunicado se asegura que “la empresa provincial emprenderá ahora la construcción de un lote mayor de estufas de cara al próximo invierno e irá escalando la producción de pellets”.