Le pegó a su madre y lo golpearon sus hermanos
En el tumulto también fue agredido personal policial. El móvil policial que intervino en la disputa familiar sufrió varias roturas, entre ellas la de sus vidrios.
Personal policial, a última hora del lunes, recibió el llamado una madre desesperada pidiendo la presencia de uniformados porque sus hijos se estaban peleando ferozmente. El hecho ocurrió en el barrio Cañadón de Bórquez, cuando un sujeto le estaba pegándo a su propia madre y llegaron sus otros hijos para defenderla, agrediendo a su hermano. El jefe de la Unidad Regional Esquel, Oscar Marinao, manifestó que el hecho ocurrió a las 18.15 aproximadamente cuando la Policía fue alertada por el llamado de una madre del barrio Cañadón de Bórquez, que previamente fue golpeada por uno de sus hijos. El agresor, después de pegarle a su propia madre, recibió una golpiza por sus propios hermanos que defendieron a su progenitora, generándose en el vecindario una reyerta de consideración. “La madre llamó rápidamente a la Policía para que tome intervención y al llegar al lugar uno de los hermanos arremete contra los uniformados atacándolos con un cuchillo y una pala”, dijo Marinao. Indicó que esta reacción fue repelida por su compañero policía que utilizando la pistola de fuego y con munición antitumulto efectuó un disparo con rebote hacia el piso, hirieron al joven agresor de tan solo 17 años de edad que rápidamente fue trasladado al hospital donde se le realizaron las curaciones correspondientes. Luego quedó detenido, aunque horas más tarde recuperó su libertad. Agresión policial Mientras se trasladaba a este joven agredido y a su hermano que había quedado inconsciente producto de la golpiza al nosocomio, un grupo de inescrupulosos agredió con pedradas a los uniformados y a los móviles. Uno de ellos sufrió la rotura de la luneta y un vidrio lateral. Una vez que se tranquilizó la situación se labraron actuaciones por atentado, resistencia y lesiones a la autoridad.