El hecho sucedió hace más de diez días, pero trascendió recién este viernes. Pilar, una jubilada de Esquel, recibió un llamado de un número desconocido. Del otro lado de la línea telefónica, un desconocido le hizo saber que ANSES tenía una deuda con ella. El hombre le dijo que la entidad le debía un total de 94.000 pesos.

“Es increíble cómo caí en esto. Yo lo que quiero es que la gente se entere para que no caigan en estas cosas. Fue terrible lo que me pasó, quiero que se divulgue para que no haya más gente engañada con estos robos”, dijo la jubilada a un medio de Esquel.

El robo sucedió el 22 de abril cerca del mediodía. El delincuente la llamó por teléfono y pidió hablar con el esposo de Pilar, quien se negó a atender el llamado. Entonces, la mujer atendió el llamado y el ladrón le dijo: “a usted se le deben 94.000 pesos”. “Me preguntaron si tenía celular y me pidieron el número. De ahí me dijeron que tenía que ir al cajero, pero que no tenía que apagar el teléfono. Llegué al banco y me dijeron que pusiera la tarjeta, me fueron llevando por distintas opciones y me hicieron poner un número larguísimo. En un momento vi que en la pantalla decía ‘CBU’, como cinco veces hice el mismo proceso. Yo no me di cuenta en lo que estaba cayendo”, contó la víctima del robo.

Luego de esto, Pilar cortó la comunicación y la volvieron a llamar. En ese momento, ella le dijo al hombre “disculpame, yo tenía 81.000 pesos y ahora resulta que tengo 800. Me dijo que habían sacado la plata y que la habían puesto en otro lugar para mandarme todo junto, esto en un banco de Córdoba. Les transferí el dinero y caí, no me di cuenta”.

Después de que se concretara el robo, Pilar fue de manera urgente a la delegación de ANSES en Esquel y denunció el hecho. Además, radicó la denuncia en Fiscalía Federal, pero en el lugar le dijeron que no les correspondía a ellos interceder en este tipo de delitos. “Yo no estoy pensando que voy a recuperar ese dinero. Yo lo que quiero es que la gente no caiga en estas cosas, quiero alertar a los vecinos”, concluyó la jubilada.