Lo que hay que saber a la hora de alquilar
Con la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación desde el 1 de agosto de este año, se produjeron algunas variantes en la regulación de los alquileres, tanto particulares como comerciales.
Cuáles son estas novedades y qué es lo que deben saber los inquilinos a la hora de firmar un contrato de alquiler.
Desde hace un tiempo, en las redes sociales y a nuestra Redacción llegaron numerosas consultas acerca de los cambios generados por el nuevo Código Civil y la falta de casas o departamentos destinados a alquiler en nuestra ciudad, lo que generó cierta incertidumbre para los vecinos que no cuentan con vivienda propia.
En diálogo con Marcelo Martínez, propietario de la inmobiliaria que lleva su nombre, señaló que actualmente la demanda de alquileres “está mucho más alta que el año pasado”, algo que consideró resultado de una “importante falta de viviendas para alquiler”.
“Estadísticamente estoy viendo que hay mucha demanda y ha superado las ofertas que teníamos el año pasado, por lo que debe faltar más construcción de viviendas para renta”, explicó y señaló que esto se debe “a un fenómeno que hay que analizar”.
Requisitos para alquilar
En cuanto a los requisitos para alquilar un inmueble para vivienda o para local comercial, Martínez indicó que los mismos variaron poco de acuerdo al nuevo código Civil y Comercial que deroga la Ley 23091 de alquileres ya que la misma se incorpora al nuevo código.
Entre lo que está establecido en la nueva regulación es que se pide un mes de depósito en garantía y el mes adelantado, algo que por costumbre ya se venía haciendo en Esquel. “El código dice que no se puede cobrar más de un mes de comisión de inmobiliaria, algo que nosotros no lo modificamos”, explicó.
En lo que se refiere los requisitos que cambiaron, informó que el inquilino ya no tiene que hacer un preaviso de 60 días para dejar el inmueble, sino que puede avisar un día antes o puede irse cuando quiera, “siempre y cuando deje la casa en condiciones, libre de deudas tal como lo estipula el contrato firmado”.
Por otra parte, en referencia a las personas que llegan desde el extranjero y pretenden alquilar un inmueble en nuestra ciudad, Martínez señaló que por lo general se realizan contratos temporales por turismo “y la gente en esos casos deja en garantía cheques de viajero o tarjetas de crédito, tal como si nosotros fuéramos al extranjero y quisiéramos alquilar”.
Principales diferencias
Por su parte, Fernando Sánchez, de la Inmobiliaria Esquel Propiedades, comentó que desde la entrada en vigencia del Nuevo Código Civil mucha gente se acercó a hacer consultas pensando que hubieron muchos cambios en cuanto a los alquileres.
“Las diferencias principales que hay con el anterior código es que se puede volver a hacer contratos en dólares, cosa que casi no se usa”, informó Sánchez quien al mismo tiempo señaló como una de las ventajas de la nueva regulación, sobre todo para el comerciante, que los alquileres de locales comerciales ahora se pueden hacer por dos años, al igual que las alquileres de viviendas.
También remarcó que el pago del mes de depósito sigue siendo como antes en nuestra zona ya que, por uso y costumbre, se pide un mes de depósito. “En el art. 1196 del nuevo Código Civil habla de que se puede pedir un mes de depósito por año de contrato, cosa que no se hace acá”, explicó.
Sin grandes cambios
En otro aspecto, Fernando Sánchez comentó que para dejar el lugar que se está alquilando, antes había que dar 60 días de preaviso, algo que en nuestra zona por uso y costumbre no se pedía, “ya que solo se avisaba con 30 días de anticipación, algo que se acostumbra por la confianza con los inquilinos”.
“La verdad que no hubo grandes problemas, la gente se asustó porque pensaba que iba a haber muchos más cambios en el Código Civil pero no son tanto”, afirmó el empresario inmobiliario.
Otro cambio que destacó fue el referido a la prórroga de los contratos ya que antes -según explicó-, cuando culminaba el período del contrato y si el propietario le daba uno o dos recibos más de alquiler, la sola presentación de los recibos del dueño, le daba al inquilino el derecho a renovar el mismo por otro período igual al anterior.
“Hoy eso ya no está en vigencia, es un punto de cambio, ya no corre más, si venció el contrato no hay derecho a prórroga salvo que esté de acuerdo el dueño, para lo cual hay que hacer un contrato nuevo”, explicó Sánchez destacando que este es uno de los principales cambios que hay que tener en cuenta a la hora de alquilar.