Los inspectores asumieron que el acta contiene un error
El procedimiento nocturno del último fin de semana en El Bodegón generó una verdadera polémica.
Este miércoles el intendente Sergio Ongarto juntó en su despacho a personal del Departamento de Comercio para arrojar luz al tema. De la reunión también participaron las máximas autoridades de la Secretaría de Gobierno.
“Los inspectores asumieron que el acta contiene un error”, soltó el jefe comunal en una conferencia de prensa brindada en la mañana de ayer. Una nueva explicación para un bochorno que mantiene preocupado a Ongarato ya que la prohibición de los espectáculos en vivo, enfatizó, no se adapta a su política en materia de cultura.
Contó el mandatario esquelense que a primera hora del miércoles reunió al cuerpo de inspectores del Departamento de Comercio, incluyendo los que participaron del famoso procedimiento. La intención fue “escuchar de boca de ellos qué sucedió realmente”, explicó, adelantando que dio pista libre para iniciar un sumario administrativo.
Según indicó el intendente de Esquel, el personal municipal que días atrás obligó a suspender el recital del reconocido músico Luis Robinson, en “El Bodegón”, cometió un “error” y apuntó hacia una interpretación equivocada de la legislación vigente. Avisó, asimismo, que el acta labrada quedó “invalidada”.
“No existe…
…la prohibición para los shows en vivo”, aseguró luego y planteó la necesidad de que las normas guarden relación directa con la política cultural del municipio. En ese contexto, dejó en claro que de ninguna manera impedirá el desarrollo de esta clase de eventos artísticos, sin importar que surjan de la esfera pública o privada.
Por otro lado, aclaró que el Jefe del Departamento de Comercio, Mario González, no pidió la inspección del sábado a la madrugada y que tampoco salió del Ejecutivo una presunta orden de clausura. “Tenemos una situación confusa”, expresó y bregó porque este embrollo se esclarezca lo antes posible.
Reafirmó además que los espectáculos en vivo tendrán continuidad en la ciudad, siempre y cuando el comercio tenga la habilitación pertinente. Y reiteró el jefe comunal que el cuerpo de ordenanzas tiene que ir a tono con “nuestra política cultural”.
Hipótesis
Admitió que manejan muchas hipótesis sobre lo ocurrido el pasado fin de semana, pero agregó que como funcionarios “no tenemos que engancharnos” con aquellos mensajes que circulen -sobre todo- a través de las redes sociales. “Nosotros tenemos que realizar las actuaciones administrativas correspondientes. A partir de ahí hacer la investigación para establecer la responsabilidad real”, acotó.
Intereses más allá…
A las pocas horas de la polémica inspección, el propio intendente habló de “intereses que van mucho más allá” de un simple procedimiento nocturno. Incluso, una funcionaria habló de “boicot” y de “maniobras k”. “Es una de las teorías que se están abonando en estos momentos. Hasta no tener certeza no quiero emitir ningún juicio de valor”, dijo el titular del Ejecutivo.
Cambiar las ordenanzas
Por último, reconoció que en los últimos años creció entre los vecinos la identificación de Esquel como ciudad del “no”. “Uno lo escucha en la calle”, advirtió y, en ese sentido, aseveró que en la localidad se podrían hacer muchas cosas pero no se permiten. “Lo que hay que hacer es cambiar las normativas vigentes. Nosotros no vamos a transgredir ordenanzas”, amplió.