Más de 90 agentes se incorporan a la Policía
Con una sencilla ceremonia realizada este martes en presencia de funcionarios policiales, vecinos y familiares, más de 90 jóvenes recibieron sus diplomas correspondientes al curso de formación profesional dictado en el Centro de Instrucciones Esquel.
Al hacer uso de la palabra, el subjefe de la fuerza, Carlos Bidera, aseguró que “es un día muy especial para los egresados ya que con la finalización de sus estudios alcanzaron la primera meta importante en esta exigente carrera dentro de la institución”. Afirmó que la incorporación de más personal al sistema es un beneficio directo no sólo para las Comisarías de la región sino también, y fundamentalmente, para las comunidades. “Los vecinos tendrán más hombres y mujeres que los cuiden”, enfatizó. Ante la atenta mirada de los flamantes agentes, Bidera explicó que “hoy han concluido la capacitación inicial que entrega las primeras herramientas en esta difícil y compleja tarea. Nuestro prestigioso recurso humano es el arma más poderosa con la que contamos”. Formación constante El subjefe de la Policía del Chubut sostuvo que es necesario profundizar un plan estratégico ligado a la instancia de formación, apuntando a un curso para aspirantes “más extenso, completo y único para todos. Hay que implementar un sistema donde el tiempo mínimo de preparación sea de dos o tres años”. Bidera señaló que el comportamiento actual del delito lleva a que la preparación del recurso humano asuma un rol decisivo. “Debemos tener en claro la calidad de personas que pretendemos para la Policía y la propia comunidad”, añadió en su discurso. “Servir a la sociedad” En otro pasaje de su alocución, el funcionario policial indicó que los egresados del Centro de Instrucciones Esquel “comienzan a ejercer una hermosa profesión: servir a la sociedad. Comenzarán a experimentar con orgullo lo que significa vestir el uniforme policial, pero deben entender que abrazarán un oficio duro, riesgoso, difícil y muchas veces ingrato”. Resaltó además que “ser policía es una vocación de servicio público en el marco del Estado de derecho. Ustedes se deben a la ley y a la ciudadanía cuyos derechos defenderán con integridad; protegerán las vida de los otros, aún a riesgo de las suyas”. Para cerrar, Bidera agregó que “a partir de ahora, en forma cotidiana, arriesgarán su integridad física para garantizar la convivencia de todos, intervendrán en situaciones de violencia, entrarán en lugares peligrosos, patrullarán las calles y asistirán al llamado de un vecino”.