Matthysse ganó por puntos y sueña con una pelea histórica
El noqueador chubutense, de 32 años, superó al ruso Ruslan Provodnikov en Estados Unidos. En el futuro del argentino podría asomar un choque contra el ganador de Mayweather-Pacquiao.
El chubutense Lucas Matthysse superó por puntos al ruso Ruslan Provodnikov, en Verona, Estados Unidos y sueña con volver a luchar por el título mundial. Y por qué no, como ya deslizó Oscar De la Hoya, apuntar a pelear con el ganador del cruce entre el estadounidense Floyd Mayweather y el filipino Manny Pacquiao.
En un combate que fue mitad para cada uno: de arranque todo del argentino que parecía ir a un triunfo tranquilo y el final para el ruso, que nunca dio la batalla por perdida y cerró con una mejor imagen, los jueces se inclinaron por Matthysse. 
Arrancó movedizo Matthysse. Con la intención de mantener una distancia considerable con el ruso y no batallar en la corta. Para eso fue clave la movilidad de piernas del chubutense, al que se lo notó muy bien enfocado desde el comienzo.
En el segundo round ya le provocó un corte a Provodnikov en parpado izquierdo. El ruso también evidenciaba marcas de golpes en el pómulo izquierdo y apenas promediando el tercer asalto ya se mostraba inestable, ante la solidez del argentino.
El cuarto round fue del ruso, que sacudió la tranquilidad Matthysse con un par de derechazos certeros. Provodnikov demostraba que estaba vivo. Aunque era él que tenía que salir a buscar la pelea, hasta ahí dominada con autoridad por el hombre de Chubut.
Los asaltos finales mostraron una mejor imagen el ruso, durísimo, pese a que se preveía que aquél corte tempranero lo haría flaquear. En el undécimo, estuvo a punto de caer Matthysse, que terminó muy débil, con la derecha contenida y las piernas estáticas. El fallo no fue unánime pero premió un arranque fenomenal del argentino. 
El sueño del argentino
Matthysse perdió en septiembre de 2013 el título interino de la AMB, al caer por puntos ante el estadounidense Danny García en Las Vegas. Pero se recuperó el año pasado, con dos victorias por nocaut, para ampliar su récord a 36 triunfos, 24 de ellos antes del límite, y tres derrotas. En abril, superó al estadounidense John Molina en California y en septiembre derrotó al mexicano Roberto Ortiz en Cincinnati.
La pelea con Provodnikov, que a los 31 años llegaba con 24 combates ganados, 17 por nocaut, y tres perdidos, fue una prueba decisiva en la carrera del argentino, sobre todo después de los dichos de Oscar De La Hoya, quien espera enfrentarlo con el vencedor del cruce entre el estadounidense Floyd Mayweather y el filipino Manny Pacquiao, por las coronas welter de la AMB, el CMB y la OMB.