Lo dijo el ministro de Economía de Chubut quien participó de una reunión con el gobierno nacional. Los subsidios al gas y los pagos diferenciales a jubilaciones entrarían en el recorte de los 200 mil pesos de las cuentas de la Nación.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni advirtió que la Rosada le comunicó que recortarán los beneficios a la región, como adelantó el sitio La Política Online.

En la Patagonia hablan de un ajuste de 100 mil millones y arman un bloque de gobernadores.

Aunque Nación haya “mejorado” su oferta a las provincias en la negociación por el ajuste en el Presupuesto 2019, en la Patagonia crece la preocupación por la posibilidad de que se eliminen los subsidios por zona desfavorable, lo que implicaría un recorte de 100 mil millones de dólares.

Como explicó , el problema para el Gobierno no son tanto los 100 mil millones que deben recortar las provincias sino de dónde bajar los 200 mil millones que le tocan a Nación, sin afectar fondos sensibles como jubilaciones o asignaciones.

En ese sentido, una de las opciones que en Hacienda tienen en carpeta es cortar todos los beneficios a la Patagonia, una posibilidad que este medio reveló el mes pasado. En esa oportunidad, el senador Miguel Ángel Pichetto -clave para que el Presupuesto se apruebe en el Congreso- lo rechazó de manera tajante. “¿Ustedes saben que soy senador de Río Negro no?”, les respondió con una mezcla de furia e ironía a los funcionarios.

El gobierno analiza cortar todas las transferencias a la Patagonia para ahorrarse 140 mil millones.

Pero al parecer esa advertencia no hizo que la idea fuera del todo descartada. Así lo advirtieron al menos desde el gobierno de Chubut, el único que hasta ahora tuvo una reunión bilateral y no en grupo como el resto de los funcionarios provinciales que pasaron por la Rosada la semana pasada.

“Nos vinimos muy preocupados por el informe que recibimos del ministro (Frigerio), que claramente nos dijo que de los 300 mil millones de pesos que se van a recortar, un tercio será en la Patagonia”, declaró el ministro de Economía chubutense, Alejandro Garzonio.

El funcionario del gabinete de Mariano Arcioni detalló que Nación pretende “recortar o anular el subsidio al gas, al combustible y la zona patagónica para jubilados”, entre otros beneficios como los diferenciales en los planes sociales y asignaciones. Eso además del congelamiento general a la obra pública.

Según los funcionarios chubutenses ese recorte no estaría contemplado en lo que deben asumir las provincias (100 mil millones) sino en la parte que debería “ahorrar” Nación. Es decir que no afectaría directamente a las arcas de las provincias patagónicas aunque sí golpearía y duramente a los habitantes y las economías de esos distritos.

Alberto Weretilneck

Ante esto, Arcioni empezó a activar el armado de un bloque patagónico con el resto de los gobernadores. El primer contacto directo lo tuvo con el rionegrino Alberto Weretilneck, quien habría mostrado su aval a la idea de su vecino.

“Todavía no tenemos ninguna certeza” sobre el ajuste, declaró días atrás Weretilneck, acaso con cierta cautela para no complicar la visita de Macri a la provincia, el viernes pasado. “Obviamente vamos a defender los intereses de la provincia, pero hasta que ello no ocurra (el anuncio del ajuste) no podemos tomar ningún tipo de actitud”, agregó. Su vice, Alberto Pessatti, fue más elocuente: calificó como “una bestialidad” el ajuste.

Por su parte, el vicegobernador de Neuquén, Rolando Figueroa, manifestó que Nación “debe dialogar y buscar consenso, no imponer sus políticas sin importar el interior”. El dirigente del MPN se refirió en particular al subsidio al consumo residencial de gas y recordó que se produce en la región. “Este subsidio no es un privilegio en la Patagonia, es una necesidad social por las condiciones climáticas y un derecho adquirido que está vigente desde hace más de veinte años”, recordó.

Alrededor del 50% de la boleta de gas de los patagónicos está subsidiado, con lo que la quita tendría un efecto social muy fuerte.

Además de los contactos iniciados por Arcioni, los senadores patagónicos (al menos los que no son parte de Cambiemos) se reunirán la semana próxima para estudiar el tema. El chubutense Alfredo Luenzo declaró que de confirmarse la quita de las transferencias por zona desfavorable “realmente se está ante el desguace definitivo de la Patagonia”.

En tanto, el peronista Mario Pais anticipó que presentará un proyecto de ley que prorroga por diez años la vigencia del “Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de Gas” que vence a fines de 2020 y que financia las compensaciones tarifarias para la Patagonia.

El malestar es tal que hasta generó críticas internas en Cambiemos. El ex senador radical Mario Cimadevilla, que tiene intenciones de ser candidato a gobernador de Chubut en 2019 por el oficialismo, declaró que “es irracional esta amenaza de Nación de quitarle beneficios a la Patagonia”.