No habrá plebiscito y el barrio seguirá llamándose Lennart Englund
Desde la Municipalidad de Esquel anunciaron ayer la decisión de dar marcha atrás con el plebiscito que se había anunciado como posibilidad para poner fin a la discusión que desde hace ya más de un año se venía dando entre vecinos del barrio Lennart Englund a favor y en contra de volver a llamarse Rural Vieja.
El subsecretario de Gobierno, Francisco Marciano, informó que después de una reunión con vecinos que mayoritariamente se mostraron a favor de mantener el nombre del pastor sueco para este sector de la ciudad. Nos reunimos hace un par de semanas con el concejal Jorge Solari, la concejal Matilde Petersen, el presidente de la junta vecinal y vecinos de ese barrio en la sede vecinal para resolver la discusión en torno a la nominación del barrio, dijo el funcionario, dando cuenta de que allá por el 2008 el barrio se nominó como Lennart Englund en homenaje de uno de los vecinos del barrio. Antes se lo conocía como Rural Vieja por la presencia de infraestructura de la sociedad rural. Recordó en este sentido que la ordenanza en su momento fue consensuada por los vecinos, incluso se hizo una exposición ante el Concejo Deliberante a través de la Banca del Vecino, con argumentos sólidos y entendibles. Pero tiempo atrás se originó una propuesta alternativa para volver a denominarse barrio Rural Vieja. Decidimos hacer una reunión principalmente para escuchar a los vecinos, y estando allí nos encontramos con que entre los más de 60 vecinos que se hicieron presentes no había sustento para llevar adelante el proyecto de volver a llamarse barrio Rural Vieja. Los vecinos se manifestaron a favor de mantener el nombre de Lennart Englund, los que quisieron, pudieron hablar y defender su postura. Lo que se discutía era el nombre de un sector o de una persona, y el señor Lennart, fue un pastor que vino a nuestro país hace muchísimos años, trabajando fuertemente junto a su familia en el barrio y en otros sectores de la ciudad. Su trabajo fuerte en lo social, con la mejora de viviendas, instalaciones de luz y agua potable, en la mejora de la calidad de vida de los vecinos se dio en ese sector y por eso el reconocimiento de los vecinos. Marciano manifestó que desde la municipalidad de Esquel entendemos que es difícil nominar un barrio sin consensuarlo con los vecinos que viven allí, y si los vecinos desean seguir manteniendo el nombre, y la voluntad y de los argumentos son sólidos, me parece que hay que respetarla. Después de esa reunión reconoció que entre los concejales que pudimos hablar no hay voluntad de cambiar el nombre o de convocar a una consulta, el consenso es para mantener el nombre y vamos a respetarlo. El presidente de la junta vecinal tiene que responder a los distintos sectores, tiene que escuchar a todos. Pero si convocamos a una reunión y asisten 60 vecinos que se manifiestan en un solo sentido la posición es clara.