Observamos un municipio ordenado en lo administrativo y financiero
El precandidato a intendente por el Frente para la Victoria (FpV), Ricardo Bestene, sostuvo que la Municipalidad está “ordenada” desde el punto de vista “administrativo y financiero”. Lo dijo ayer martes tras reunirse con la cúpula del SOEME.
La dirigencia del SOEME recibió ayer a Ricardo Bestene para estudiar problemáticas que hacen a la vida del empleado municipal. “Fue un diálogo ameno y fructífero”, reconoció el precandidato del FpV en contacto con la prensa.
Señaló además que en este encuentro con el secretario general del sindicato, Antonio Osorio, se analizaron temas importantes para el personal. “Fue una charla muy interesante donde nosotros expusimos ideas y pensamientos de cómo debe funcionar el municipio”, explicó.
Propuesta clara
El cónclave de ayer martes con el gremio sirvió, en cierta medida, para que el propio Bestene pueda informar sobre algunas de las ideas que tiene en mente para Esquel. “Tenemos una propuesta y la desarrollamos claramente”, enfatizó.
Dijo que es necesario resolver los “problemas estructurales” de la comunidad y, en ese sentido, apuntó a trabajar en tres ejes fundamentales: vivienda, empleo y adicciones. Habló también de la apropiación de los recursos naturales.
Diálogo con las vecinales
En caso de llegar a la Intendencia, el dirigente peronista se propuso fortalecer el vínculo entre el Departamento Ejecutivo y las asociaciones barriales. Aseguró que es una manera de entablar una relación productiva con el conjunto de los vecinos.
“Planteamos -añadió- la descentralización de funciones y responsabilidades como una forma de resolver pequeños problemas”. Manifestó que en un diálogo fluido con los referentes vecinales pueden identificarse mejor las prioridades en cada sector de la comunidad.
Cuentas claras..
Por otro lado, el ex ministro de Economía de la Provincia aseveró que “observamos un municipio ordenado en lo administrativo y financiero”. En esa misma línea, afirmó que las cuentas están equilibradas y sin grandes dificultades.
Explicó igualmente que la Administración Local, así como toda la provincia, sufre en estos momentos la baja en el barril del crudo.
“Nuestro municipio tiene una recaudación anual de recursos propios de alrededor de 100 millones de pesos y 60 millones es la coparticipación entre impuestos federales y regalías petroleras. Hay una diminución de fondos que afecta el funcionamiento normal de cualquier organismo”, completó.