Ocupan sede vecinal
Una familia ocupa la sede de la Asociación Vecinal del barrio Sargento Cabral. La dificultad para seguir costeando un alquiler mensual llevó a que una mujer, junto a sus tres hijos, decidiera usurpar el edificio en desuso hace un tiempo largo.
Una muestra más de la gran demanda habitacional que existe en Esquel.
Sin trabajo y un techo para vivir, Jesica Ñancucheo de 25 años tomó la determinación de usurpar la Junta Vecinal. Desde el pasado miércoles, habita el lugar con sus tres pequeños hijos. En la mañana de ayer, lunes, personal municipal de la Secretaría de Promoción Social intervino en este conflicto.
En diálogo con la prensa, esta mujer dijo que ocupó el edificio por “la desesperación de no tener una casa para que estén mis chicos” y, además, comentó que llegó hasta la Asociación Vecinal tras enterarse que no era utilizada “hace más de diez años”.
Explicó que atraviesa una difícil situación económica y, según indicó, el único ingreso que tiene es la Asignación Universal por Hijo. “Estuve siete meses en el Refugio Cumelcan por violencia de género. Después salí a alquilar y desde entonces estoy de aquí para allá”, confió.
“Berot me amenazó”
En otro orden, cuestionó la actitud de Miguel Berot, presidente de la Junta Vecinal del Sargento Cabral. “Vino el sábado a la noche a querer sacarme. Al principio me habló bien pero luego me amenazó. Dijo que me iba a sacar, que esto le pertenecía a él”, añadió.
Ñancucheo sostuvo que la casa no funciona como sede “hace al menos diez años”, agregando en ese sentido que “cuando vine a mirar el lugar estaba la puerta toda llena de telaraña. En el interior estaba todo con polvillo, abandonado y sin movimiento”.
Dell presente
Por otro lado, señaló que en la mañana de ayer el nuevo secretario municipal de Promoción Social, Walter Dell, se acercó para interiorizarse. “Me van a buscar una solución. Mientras voy a seguir esperando acá. Ahora desde el municipio van a traer un bolsón con alimento”, amplió.
Para concluir, precisó que la Asignación Universal por Hijo es hoy su único ingreso monetario. “Esto no me alcanza para vivir; comía o pagaba el alquiler. Vengo pasando esto hace rato. No puedo más. Mi situación me llevó a esto. Si hubiese tenido un lugar donde vivir no estaría acá”, completó.
Miguel Berot
“Estoy preocupado”
El presidente de la Vecinal radicó la denuncia ante Fiscalía.
Sobre la usurpación de la vivienda donde funciona la sede de la Asociación Vecinal del Barrio Sgto. Cabral, nos llevó a dialogar con el presidente de la entidad barrial, Miguel Berot, quien nos confirmó que luego de todas las acciones que estuvo llevando a cabo durante el fin de semana, sobre la media mañana de ayer, presentó una denuncia ante el Ministerio Público Fiscal, más allá de la preocupación demostrada por la situación además del accionar del municipio a través de la Secretaría de Promoción Social y del Servicio de Protección de Derechos.
Entre otras cosas, luego de confirmarnos haber radicado la denuncia respectiva, agregó: “ Este tipo de cosas me superan; me siento preocupado y más en este caso donde se informó por los medios que a esta señora se le habría dado un plazo de dos meses para permanecer en la sede hasta encontrársele la solución”.
Aclaró: “Al denunciar, pongo a resguardo la gestión vecinal esperando que la justicia competente también pueda accionar junto a la gente del municipio”.
Contó además que, “durante el fin de semana me ocupé de accionar los artefactos del gas pensando en los chicos sobre todo y también estuve siempre presente para evitar que otras personas puedan ingresar y si el Estado no puede dar una solución, menos la podré concretar de mi parte tratándose de una situación compleja incluso para los demás vecinos”.
“Espero que no haya una mano negra”
Finalmente, Berot, teniendo en cuenta la forma en qué se concretó la usurpación, afirmó: “Espero que no haya una mano negra detrás de todo esto porque esta señora, con todas las cosas que llevó a la vivienda, no creo que lo haya hecho sola. Quizás hay otra gente responsable y al tener la sospecha lo voy a investigar para poder esclarecerlo y de comprobar al mayor responsable, denunciarlo como debe ser”.