Piden llevar a juicio a una pareja acusada de trata laboral en Trevelin y Corcovado
Son un hombre y una mujer de nacionalidad boliviana. Habrían captado, a través de falsas promesas laborales, a dos jóvenes oriundas de Bolivia para trasladarlas hacia Buenos Aires y luego a Chubut para trabajar en tiendas de ropa.
Un hombre y una mujer oriundos del Estado Plurinacional de Bolivia irán a juicio acusados de trata de personas con fines de explotación laboral por hechos ocurridos en mayo de 2014. En esa oportunidad, la pareja habría captado a dos jóvenes, uno de ellos menor de edad, en Bolivia y trasladadas primero hacia Buenos Aires, a través del paso fronterizo ubicado en la ciudad de La Quiaca, y luego a dos locales de ropa ubicados en las ciudades de Trevelín y Corcovado, ambas ubicadas en la provincia de Chubut. Allí, las habrían alojado en condiciones infrahumanas, viviendo en el mismo lugar donde trabajaban, sin recibir salario, reteniéndoles los documentos, bajo amenazas, y controlándoles la comida. En julio de año pasado, una de las víctimas realizó la denuncia que derivó en una serie de allanamientos y posterior liberación de las víctimas. En septiembre de 2014, el Juzgado Federal de Esquel había dispuesto el procesamiento de ambos, que luego fue confirmado por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia. Finalmente, el lunes la fiscal federal subrogante de esa ciudad, Silvina Ávila, solicitó la elevación a juicio. Origen del caso La causa se inició en mayo de 2014, cuando una de las jóvenes fue interceptada en la vía pública por los imputados, quienes le ofrecieron trabajo bien remunerado en Buenos Aires. Le prometieron cama, televisión y le dijeron que no le iba a faltar nada. Como consecuencia, viajó junto a su prima menor de edad, que tuvo que utilizar un documento ajeno, aunque para poder garantizarse el ingreso, se estima que los imputados hicieron que no se registre. Dos días después de haber arribado a Buenos Aires, habrían partido hacia la ciudad de Corcovado, provincia del Chubut, para trabajar en una tienda de ropa denominada “Universo” o “Ayelén”. Allí, los acusados les retuvieron el documento, les controlaban la comida que compraban, los gastos que tenían y nunca cobraron dinero por el tiempo trabajado. Además, vivía en una habitación del lugar, sin colchón y sin abrigo. Posteriormente, por orden de la acusada, la víctima fue trasladada desde Corcovado hasta otro local de ropa que tenían los imputados en la ciudad de Trevelin, aprovechándose de la situación de vulnerabilidad e impidiéndole el contacto con su prima. La denunciante relató que por la presión y la tristeza que tenía durante cuatro días no ingirió alimentos. Sostuvo que además, una vez que realizó la denuncia, la imputada la amedrentó mediantes mensajes telefónicos.