Pidieron no difundir un caso
El acusado es Oscar Millahuala y son varios los delitos que se le achacan, entre ellos maltrato físico y psíquico a su expareja. El defensor pidió la no difusión del caso.
Durante esta semana se realiza en los Tribunales de Esquel un juicio en el que la Fiscalía acusó por delitos como lesiones leves y graves, amenazas, desobediencia, violación de domicilio y robo a Oscar Damián Millahuala. Para la acusación, los delitos de lesiones son agravados por el vínculo y por el género. El imputado declaró al comienzo del juicio para indicar que las cosas no fueron como relata la acusación. La víctima también habló, contando su historia, por qué permanecía en la pareja pese a las situaciones violentas y por qué un día decidió decir basta. La violencia intrafamiliar fue naturalizada a tal punto en la sociedad que aún hoy, con los avances que ha habido a nivel social y legal, condenándola, persiste la intención de mantener estas cuestiones dentro del ámbito de la privacidad. Al comienzo del debate el abogado defensor, Daniel Sandoval, le pidió al juez que no se realizara la difusión pública del debate y particularmente de la identidad del imputado. El planteo se discutió y la resolución judicial fue en sintonía con la publicidad de los actos de la justicia dispuesta por el Código Procesal Penal, en armonía con normas superiores. El caso concreto no responde a ninguna de las excepciones a la publicidad previstas por la misma normativa. La resolución judicial también incluyó otro mandato legal, el imputado no puede ser tratado como culpable hasta que una sentencia firme así lo establezca. Secuelas Entre las declaraciones testimoniales del debate, dio su testimonio la psicóloga Luisa Pasquini. Fue una de las profesionales del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito que brindó asistencia victimológica en este proceso. Relató que en su primera intervención encontró a la joven muy vulnerable, más aún por su corta edad. Tenía secuelas físicas y psíquicas indicadoras del maltrato. Pasquini hizo mención a indicadores observados en el caso concreto, que son comunes a este tipo de situaciones: adaptación, domesticación, hiperalerta, golpes durante los embarazos, sostenimiento de la situación por el entorno más próximo. La fiscal María Bottini sostuvo que se probaría en el debate que existió violencia de género en el ámbito familiar, en el marco de una relación de poder del imputado hacia la víctima, con maltrato y golpes.