Plan 60 Viviendas los trabajadores amenazan con parar la obra
Ayer cumplieron una retención de tareas. Es en rechazo al despido de personal y en reclamo a mejores condiciones laborales.
Nos encontramos con una retención de servicios que llevan adelante unos 50 trabajadores y si no se encuentra solución vamos a paralizar la obra mañana (por hoy), arrancó diciendo el secretario regional del Sindicato Obreros Unidos de la Construcción del Chubut (SOUCCh), Diego Torres. Explicó que la protesta tiene que ver con el personal del plan de 60 viviendas donde se están finalizando 20, así que por finalizar esa parte de la obra quieren avanzar con despidos de parte del personal. Pero no lo permitimos porque la empresa tiene otras obras, obras del aeropuerto, de Valle Chico, obras en Lago Puelo. Asimismo, acusó que la Secretaría de Trabajo quiere desligitimizar al gremio, diciendo que no tenemos poder de actuación, cuando en el 2008 ya la Corte Suprema de Justicia avaló el poder de actuación, diciendo que todos los sindicatos con la simple inscripción tienen derecho para representar a los trabajadores. Y cada trabajador puede elegir libremente al gremio que los represente. Torres hizo hincapié en que acá los muchachos de Pasquini se afiliaron casi en un 99% y hoy por hoy nos encontramos con que el empresario quiere que se desafilien al gremio para que tengan continuidad de trabajo. El plan de viviendas se está terminando y quiere despedir gente, teniendo obras por hacer como la de Valle Chico. Comentó que una situación similar ya ha pasado con la empresa Peña y ahora con Pasquini SRL. Y también pedimos que se hagan presentes los supervisores del IPV para ver si las casas se están haciendo como corresponde, porque están haciéndolas con gasistas no matriculados, y después el perjudicado va a ser el adjudicatario de la vivienda. RECLAMO MOLESTO Desde la empresa constructora, Torres señaló que quieren que estén afiliados a la Uocra o que no tengan sindicalización, porque al empresario le molesta que nosotros reclamemos lo que está estipulado por ley y por convenio colectivo de trabajo. Que se cumpla con las normas de seguridad e higiene, que se le pague en tiempo y forma y como establece la tabla salarial. En ese sentido apuntó, tenemos ya la experiencia del barrio 150 viviendas que se tuvo que tirar abajo, y más cerca esta el Centro de Encuentro que ya está con fisuras porque las obras no se hacen como se deberían hacer, y las inspecciones no se hacen tampoco. En esta obra se llegó a regularizar, con comedores como debe ser, y hoy en día se está haciendo una persecución desde la Secretaría de Trabajo y la empresa. Amenazando a la gente para que se desafilie al sindicato y así poder tener continuidad laboral.
Fuente: El Chubut