Planteos por el alto costo de una obra de pavimentación
Se nos dijo que esa obra pertenecía al PROMEBA, nos comentó Nora Rosales, una de las frentistas.
El pasado jueves, previo al comienzo de la sesión del Concejo Deliberante de nuestra ciudad, un importante grupo de vecinos -frentistas de calle Don Bosco – se hicieron presentes para oficializar un reclamo sobre el alto costo que deben abonar por la obra de pavimento que los incluye como frentistas existiendo en el grupo, un marcado descontento. En la oportunidad, dialogamos con Nora Rosales, quien nos comentó: Estamos ante una difícil situación que se nos presentó respecto al pavimento que se construyó en calle Don Bosco (cinco cuadras) entre calle Mitre y Avda. Fontana. Se nos dijo que esa obra pertenecía al PROMEBA En su momento – expresó –  se nos dijo que esa obra pertenecía al PROMEBA (Programa de Mejoramiento Barrial), pero no resultó así, más allá que habían construido el cordon cuneta y otras cosas que luego levantaron. Pasó el tiempo, hicieron el pavimento y nos ha llegado a los frentistas -como una presión- de que tenemos que pagar ese pavimento a partir de este mes y que debe estar cancelado a fines de octubre, siguió contando Nora para acotar: Hemos presentado nota al Concejo Deliberante para que se nos responda el por qué se nos obliga al pago si en su momento se nos dijo otra cosa. Nos resulta muy caro También, consideró: Nos resulta muy caro y sobre todo, hay que tener en cuenta que afecta a vecinos, muchos de ellos jubilados, pensionados y hasta discapacitados. Gente que no puede abonar y que hasta tienen una jubilación mínima. De su caso, contó: A mí, el 40 % que debemos pagar, me representan $ 80.000 para cancelar en cuatro cuotas, pero gestioné esta situación en el municipio y  me dieron un plan de pagos de dos años (24 cuotas) con una cuota mensual de $7.000, con un interés de $ 50.000; una barbaridad teniendo en cuenta nuestra situación. No fuimos informados Dijo además haber realizado la presentación en el FIVE (Fondo de Inversión Vial de Esquel), fue reiterativa al decir: No fuimos informados y, además, no nos consultaron como tampoco se nos hizo una encuesta social como tampoco se contempló la situación de cada vecino. En mi caso- acotó – soy discapacitada y mi hermano, de 80 años, cobra una jubilación de $ 6.000 lo que nos pone ante una situación muy difícil por lo que – como todos los frentistas – necesitamos que se nos den respuestas.