La producción de cerveza artesanal en Esquel viene creciendo en cuanto a emprendedores que invierten, y aportan a la economía local.

Randal Williams es uno de los productores, y destacó que se vayan sumando establecimientos que apuestan a la ciudad, y el dinero de la comercialización queda circulando aquí. También aclaró que una cosa son las cervecerías que elaboran. “Lo demás, son bares”.

Enumeró que por lo menos cuatro locales venden cerveza artesanal, pero se proveen de la Comarca Andina, El Bolsón y Bariloche. A esta competencia, Williams la adjudica a “una falta de política de Estado del municipio, que nunca la tuvo”.

En el mismo sentido el productor preguntó por qué en los locales gastronómicos no ofrecen agua mineral y cerveza artesanal producidas en Esquel, y sirven marcas de otros lugares.

Consideró que producir a nivel local carnes, verduras, cervezas y embotellar agua mineral, debería tener un premio de alguna manera, por la apuesta a la ciudad, consistente –por ejemplo- en la exención al pago de Ingresos Brutos y Habilitación Comercial, etcétera, para diferenciarse de quienes instalan productos de otros lados. “Da la sensación que toman como que lo que viene de afuera es mejor”.

Williams admitió que hay público que reconoce el esfuerzo de la producción local, y consume en este caso su cerveza artesanal, como también están aquellos a los que les da lo mismo. Recalcó que en cada elección aparece la propuesta de cambiar la matriz productiva, y sin embargo se termina en lo mismo, porque el Estado no apoya la producción local.

Luego Williams se refirió a la presencia en la Fiesta Nacional del Esquí de 2017 de una marca de cerveza artesanal (Blest), teóricamente como sponsor del evento, “dejando fuera a los cerveceros locales, porque supuestamente éramos unos secos que no poníamos ni un peso”.

La presencia de esa marca foránea de cerveza, fue acercada a la fiesta por el entonces secretario de Turismo Municipal, Diego Lapenna, quien “después terminó con la franquicia del producto en Esquel, cuyo titular es su tío. Pero nunca pudieron demostrar cuánta plata puso (como sponsor de la fiesta del esquí) esa cervecería. Entonces, de tan puros y transparentes que son, dejan bastante que desear”.

Tras asegurar que hace un año y medio que no habla con Lapenna, el emprendedor sostuvo que lo de la cerveza que supuestamente sponsoreó la fiesta nacional del esquí en 2017 “fue escándalo, que no terminó como debería haber terminado”.