Por demoras de la AFIP, no bajará el precio de los combustibles en la Patagonia
La recientemente promulgada ley 27.209, que establece la reducción de los precios de las naftas en la Patagonia norte, difícilmente pueda ser puesta en vigencia en diciembre, fecha prevista para que comience a regir.
Un obligatorio proceso de reempadronamiento en la AFIP plantea un escenario casi imposible para que las estaciones de servicio de los territorios beneficiados con la quita del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) lleguen a tiempo al cambio.
Impulsada por el senador nacional neuquino y representante del sindicato petrolero de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, junto a su par rionegrino Miguel Pichetto, la norma fue avalada a principios de mes por la Cámara de Diputados y promulgada luego por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. De ponerse en funcionamiento, representará una merma del 22% en el precio de las naftas y del 12% en las tarifas del gasoil en la zona.
La ley se limita a las provincias de La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, en su totalidad, así como el departamento mendocino de Malargüe y el partido bonaerense de Patagones. Equipara en las jurisdicciones ubicadas al norte del paralelo 42, el mismo cuadro tarifario vigente desde hace dos décadas al sur de ese límite geográfico.
Según fuentes del mercado, resulta utópico que la medida pueda hacerse efectiva el primer día de diciembre. Sucede que para poder vender, almacenar y transportar combustible exento de dicha tasa, cada actor debe empadronarse previamente en AFIP. Ese régimen abarca a terminales de despacho, transportistas, unidades de transporte (camiones cisterna), estaciones de servicio, distribuidores y clientes finales mayoristas.
De qué se trata
Este empadronamiento consiste en la presentación de una declaración jurada que el titular debe presentar personalmente en la AFIP, que luego realiza una inspección de las instalaciones y posteriormente, en caso de que otorgue el aval, autoriza la puesta en marcha. El trámite usualmente dura entre 30 y 90 días, hasta que la instalación queda publicada en la página de la AFIP. Recién ahí queda habilitada para la exención y las petroleras pueden facturarle a las estaciones de servicio el producto exento.
A menos que exista algún procedimiento de excepción, hoy ninguna estación de servicio estará habilitada a cobrar el precio de la nafta sin el ITC. Como agregado, las estaciones de servicio deben ser dadas de alta de manera conjunta para evitar que en una localidad haya algunas exentas y otras no. De lo contrario, se generarían problemas logísticos y de alteración de la demanda. La mayoría de las petroleras del mercado solicitó a la AFIP que habilite las estaciones de servicio de manera provisoria, aunque no hubo una respuesta del ente tributario que, en lo que se anticipa como una dilación mayor del asunto, estará cambiando de mando después del 10 de diciembre, cuando Ricardo Echegaray deje su puesto a Alberto Abad.
La diferencia en los precios, cuando se aplique la ley, será notable, del 22% en las naftas y del 12% en el gasoil. En naftas, por litro, el precio bajará aproximadamente $ 3,5, mientras que en gasoil la reducción será de $ 1,2 por litro cargado