Los problemas apuntan a la red de servidores que utiliza la compañía para distribuir las fotos, videos y audios en sus diferentes aplicaciones.

De forma simultánea, las aplicaciones de Facebook e Instagram tuvieron problemas para cargar imágenes y videos. Lo mismo ocurrió con los servicios de mensajería Messenger y WhatsApp , que no permitían la descarga de estos contenidos, una medida que también afectó a los mensajes de audio. El incidente afectó a la compañía a escala global durante unas diez horas, provocado por una falla generada por una tarea de rutina.

Durante todo el miércoles los usuarios solo podían intercambiar mensajes de texto en WhatsApp, mientras que Instagram y Facebook no terminaban de cargar las imágenes y videos, aunque permitía el acceso de los usuarios al servicio. ¿Cuál fue el motivo de estos problemas? Una de las posibles fallas apuntaron a la red de distribución de contenidos, o CDN (Content Distribution Network), como se denomina a un grupo de servidores ubicados en diferentes continentes, una modalidad que permite acelerar la distribución de los contenidos multimedia en diversas plataformas online, de acuerdo al reporte de Jane Manchun Wong, una célebre analista conocida por sus reportes sobre el estado y las novedades de las principales aplicaciones móviles.

“Una CDN permite una rápida transferencia de contenidos, sean páginas web, imágenes o videos. La mayoría del tráfico web es provisto por CDNs, y es una tecnología utilizada por sitios como Facebook, Netflix y Amazon”, dijo la compañía de servicios online Cloudfare en su sitio web sobre esta tecnología.

Voceros dieron un primer dato acerca del apagón en la transmisión de audio e imágenes en la red social, Instagram y WhatsApp. La compañía remarcó que la falla se produjo por un mantenimiento de rutina y descartaron que se tratara de un ataque de denegación de servicio distribuido (DDOS, por sus siglas en inglés).

Es el mismo dato que ofrecieron hace casi cuatro meses, cuando la compañía sufrió la peor caída en su historia. El que hayan hecho hincapié en un DDOS no necesariamente implica que pueda tratarse de otra clase de ataque. Más bien, el mensaje, que también fue enviado a otros medios del mundo, busca mostrar que se cometió un error (en el caso de la caída del 13 de marzo había sido “un problema de configuración”), pero que no es vulnerable a los delincuentes informáticos.