Preso a todo lujo hacía asados en la comisaría
El Sapo Ciarlo detenido en Chubut tenía PlayStation un televisor LED y otras comodidades.
El jefe de una banda de estafadores había hecho propia la comisaría en la que estaba detenido. Vivía con todas las comodidades y hasta organizaba asados de primera calidad con costillares de ternera, chorizos y vino del bueno, a los que no sólo invitaba a otros presos:  también participaban algunos policías y hasta el propio comisario jefe, que ahora será trasladado a un recóndito paraje a seguir cumpliendo con sus funciones. El comisario Jacobo Chavero, jefe de la dependencia donde ocurrieron los hechos, estuvo ayer en la Jefatura de Policía en Rawson esperando ser atendido por la plana mayor. Sin embargo, les decía a quienes querían escucharlo: “De esto me enteré por los diarios”. Muchos de sus compañeros de la seccional segunda de Trelew, en cambio, admitieron que sabían de esta irregularidad.  Y no la denunciaron hasta que el comisario volvió de sus vacaciones. Ahora el oficial sería trasladado a Lago Blanco, un paraje de menos de 200 habitantes ubicado en el sudoeste de Chubut. De acuerdo a la información que recabó Clarín, el estafador en cuestión, Facundo “El Sapo” Ciarlo, estaba alojado en la comisaría segunda de Trelew junto a sus cómplices Roberto “Cabezón” Curia y César “Coco” Barlocco. Antes había estado en la localidad de Dolavon, donde era jefe el mismo comisario Chavero. Ahora, en la seccional segunda, tenía  una consola de juegos PlayStation, un televisor led e incluso servicio de Internet. También gozaba de “visitas prolongadas” y manejaba distintos celulares. Ciarlo y su banda fueron detenidos el año pasado, cuando se comprobó que realizaban maniobras defraudatorias con datos robados de distintas tarjetas de crédito, que utilizaban para comprar paquetes turísticos y pasajes aéreos. A través de una empresa  llamada “Frog Travel” revendían lo que compraban.  De hecho, el mismo Ciarlo realizó varios viajes al exterior en un corto lapso de tiempo y solía codearse con todo tipo de estrellas del deporte y la farándula. Todo iba bien para la banda del “Sapo” hasta que robaron los datos de la tarjeta equivocada: era de un capitán de barco que se dio cuenta rápidamente de que le habían cargado gastos a su cuenta porque en el momento en el que se produjeron él estaba embarcado. El colmo de los beneficios que tenía Ciarlo en la comisaría se produjo la semana pasada, cuando organizó un asado para los internos de la seccional y también para algunos policías. Había comprado dos costillares de ternera, chorizos y buen vino. Esto no pasó inadvertido para otros  policías, que avisaron a la Jefatura. Inmediatamente se envió una inspección y se comprobó todo. También se detectaron algunas mejoras edilicias en la seccional, que habrían sido realizadas con dinero aportado por Ciarlo y sus cómplices. Inmediatamente, la Jefatura decidió el traslado del comisario Chavero a la seccional de la localidad de Lago Blanco. En tanto, Ciarlo fue trasladado a la Alcaidía de la ciudad. Ayer el comisario fue a ver a la cúpula policial para frenar su remoción, pero no lo logró. Mañana se conocerá la sentencia para Ciarlo, Rocco y Curia. Según se supo serán sentenciados a 3 años de prisión efectiva a través de un juicio abreviado. Al aceptar su responsabilidad, deberán devolver plata y hacer beneficencia en entidades intermedias.