Proyecto Educativo Oficios, tecnología y el paso del tiempo
Muchos son los oficios que resisten al paso del tiempo. Otros, en cambio, han sido remplazados por las nuevas tecnologías. Alumnos del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD) N º 809 realizaron un proyecto ligado al trabajo y el cambio de época. El reportero gráfico de El Oeste, José Bastia, brindó testimonio sobre su antigua tarea de canillita.
Durante parte del ciclo lectivo en curso, jóvenes estudiantes del Profesorado en Educación Primaria, del mencionado ISFD, encararon un interesante proyecto donde reflexionaron sobre el concepto de tecnología, teniendo en cuenta su influencia en los modos actuales de pensar y actuar.
Sandra Giménez, docente, explicó que en clase analizaron los “cambios, continuidades y modos de hacer” en función del surgimiento de las nuevas tecnologías. Para ello tomaron, como ejemplo, transformaciones a las cuales fueron sometidos algunos oficios, puntualmente en la ciudad de Esquel.
“Estudiamos cómo fue cambiando la forma de hacer una determinada cosa”. Si bien algunas viejas profesiones aún perduran, muchas otras se convirtieron en víctimas del avance tecnológico. “La idea fue entender el presente pero reflexionando sobre el pasado”, agregó.
Precisó además que el curso del Profesorado -primer año- se dividió en grupos, cada uno con una consigna puntual. “Los chicos vieron el oficio de orfebre, carpintero, canillita, zapatero y cartero, por ejemplo. Tuvieron que realizar entrevistas, sacar fotografías y hacer la investigación del caso”, contó.
José Bastia, de canillita a fotógrafo
Para ponerle fin a la actividad educativa uno de los grupos decidió convocar al reportero gráfico José Bastia. El experimentado fotógrafo compartió su experiencia como canillita, recordando esos inolvidables años cuando repartía el diario casa por casa y ganaba presencia en las calles de nuestra localidad.
Balance positivo
Por último, Giménez trazó un balance positivo del proyecto y no dudó a la hora de resaltar el compromiso de los estudiantes. “La verdad, el trabajo colmó mis expectativas porque se pudo reflexionar acerca de la tecnología y todo lo que ello implica. Aprendimos mucho con testimonios interesantes como el de José Bastia. Podemos concluir diciendo que el aprendizaje fue enriquecedor”, amplió.