Recomendaciones para evitar la intoxicación por monóxido de carbono
Con la llegada del frío se encienden las alertas de intoxicación por monóxido de carbono.
SÍNTOMAS VARIABLES Los síntomas de una intoxicación “pueden variar de una persona a otra”, explicaron por su parte desde el Ministerio de Salud al advertir que “quienes corren más riesgo ante este tipo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y quienes habitan en zonas de gran altitud”. “El principal riesgo es que en muchos casos la persona no es consciente de los síntomas, que son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos acompañados de cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales y convulsiones”, detalló la cartera sanitaria en su sitio web. Asimismo, “pueden producirse síntomas parecidos a los que genera una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco. Es decir, que ante la inhalación de ese gas venenoso puede parecer que la persona tiene otra patología”. Por eso “ante la sospecha de estar sufriendo intoxicación por monóxido de carbono, la recomendación es abrir ventanas y puertas, salir a tomar aire fresco inmediatamente, apagar los artefactos a gas y concurrir de manera urgente a un centro de salud”. Con la llegada del frío se encienden las alertas de intoxicación por monóxido de carbono (CO), un gas venenoso que se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gasoil y nafta, y que provoca la muerte de 200 personas anualmente en nuestro país. El principal peligro de esta sustancia potencialmente mortal es que resulta imperceptible, porque no tiene color, olor ni sabor, y no irrita los ojos ni la nariz. Está presente en el humo expulsado por automóviles y camiones, candelabros, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción en general. “La inhalación de monóxido de carbono reemplaza el oxígeno en el torrente sanguíneo, lo que conlleva al sufrimiento de distintos órganos como el corazón y el cerebro, y si bien todos estamos expuestos, quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares y los fumadores”, explicó la doctora María Valeria El Haj, Directora Médica de vittal y detalló cuáles son los síntomas y reacciones más frecuentes que requieren la inmediata solicitud de ayuda médica:

Dolor de cabeza. Náuseas o vómitos. Mareos, acompañados de cansancio. Letargo o confusión. Alteraciones visuales. Desmayo o pérdida de conocimiento. Convulsiones. Estado de coma.

Además, la médica compartió medidas preventivas simples y efectivas para evitar la intoxicación por monóxido de carbono: Dejar una ventilación permanente en cada ambiente. Además de ventilar toda la casa una vez por día, es fundamental mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados, incluso cuando hace frío. Observar que la llama de gas sea siempre de color azul. La amarilla o anaranjada es signo de mala combustión y generación de monóxido. En caso de utilizar brasero o estufa a querosén, apagarlos afuera de la casa antes de irse a dormir, siempre.No dormir nunca con estos artefactos encendidos. No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados. En toilettes y dormitorios solamente instalar artefactos con salida al exterior (de tiro balanceado). Controlar anualmente las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa.