Se agudiza el conflicto entre los docentes itinerantes y el Ministerio de Educación
Tuvo que intervenir personal policial para evitar situaciones de violencia en la Escuela Nº 7708
Se trata de un nuevo capítulo en la escalada de acusaciones, denuncias y reclamos que se vienen suscitando desde que el Ministerio de Educación anunciara la intención de implementar cambios en la secundaria rural. Una decena de docentes se negaron desde un principio a incrementar sus responsabilidades por fuera del convenio laboral y desde entonces sostienen que vienen siendo objeto de una persecución, sufriendo descuentos de hasta el 100% de sus haberes, a pesar de haber dictado clases.
Por tercera vez en menos de una semana se hizo presente ayer en la Escuela Nº 7708 personal policial de la Comisaría Segunda para evitar situaciones de violencia que se pudieran generar entre el personal directivo y el grupo de docentes itinerantes que desde hace ya varias semanas viene asistiendo a esta sede administrativa que funciona en un aula de la Escuela Nº 179 del barrio Malvinas. Desde que se aplicaron los descuentos salariales dejaron de concurrir a las escuelas del interior, concentrándose cada mañana en la escuela 7708, en algunos casos acompañados por sus hijos ante la imposibilidad de costear niñeras. Llevo 30 años de servicios, cumpliendo cargos jerárquicos, trabajando en distintos niveles, y nunca pasé por una situación de hostigamiento como esta, manifestó Adriana Flores, una de las docentes que sobre el medio día de ayer permanecía en la escuela tras el «incidente» junto a Julio Machieriski, Ivana Mansilla, Gustavo Castro y Juan Zuoza. Estábamos trabajando en esta escuela, porque como no nos depositaron nuestros sueldos no tenemos ni un centavo para viajar, cuando nuestro compañero Juan Zuoza quiso notificar a la directora y supervisoras sobre la respuesta que nos había dado el Gobernador, a través de la cual señalaba que nuestro carácter interino no cambiaba, que nuestros derechos no se alteraban y el horario tenía que seguir siendo el mismo. O sea que supuestamente nuestras condiciones laborales no se tenían que modificar a menos que hubiéramos firmado nuestro consentimiento, a lo cual nos involucra a los 4 compañeros que tuvimos que firmar extorsionados por todo el ministerio de Educación. Intuyo, porque no puedo aseverar que esta gente no sabía de la respuesta del gobernador, que ante la sorpresa empezaron a estar en un estado de nerviosismo que después nos quisieron adjudicar a nosotros. Nosotros estábamos trabajando en la mesa y apareció en un estado muy alterado Marlín Alonso a querer imponer al forma en que se tenía que confeccionar el acta, y ante la insistencia de preguntarle cual era su función en ese momento se fue de una manera bastante violenta. Luego vino la policía, aparentemente acusados de la violencia que estábamos ejerciendo en ese momento, algo que es un disparate. Flores advirtió que «esta no fue la primera vez que viene la Policía a la escuela, es la tercera vez que mandan a la Policía cumpliendo horario en esta sede. La primera vez mandaron a la Policía a buscar a nuestro compañero Juan Zuoza que ni siquiera estaba en la escuela. El jueves directamente cerraron la escuela y vino la Policía porque Angélica Montes había llamado diciendo que estaba siendo agredida, cuando ni siquiera estaba en la escuela. Y esta es la tercera vez que viene la Policía». FIRMA OBLIGADA Ivana Mansilla declaró ayer a EL CHUBUT que se trata de una situación totalmente irracional que no puede caber en la cabeza de ninguna persona, no puede ser que el tiempo siga pasando y nadie se acerque a decirnos que es lo que va a pasar con lo que hemos trabajando. Comentó que los docentes itinerantes cuentan con grabaciones y los mensajes de las personas que literalmente nos dijeron del cese y la exoneración, lo que implica quedar afuera de la educación para siempre, con 20 años trabajados en mi caso, y no dudé en firmar con mis dos hijos a la rastra. Nosotros venimos con mucho esfuerzo trabajando, viajando con lo que eso implica en la Patagonia, y te encontrás con gente insensible a las situaciones generales y particulares que estamos viviendo. Y mientras tanto los alumnos están solos. Están contenidos por los tutores pero los profesores que deberían haber sido designados por el ministerio son los que tendrían que estar al frente del aula. DESCUENTOS ILEGALES Mansilla aseguró que los docentes involucrados en el reclamo y las denuncias contra el Ministerio de Educación «no incumplimos en ningún momento con nuestras obligaciones. Y es totalmente ilegal lo que se hizo con nosotros, esto de descontarnos el 100% de nuestro sueldo. Por esta situación me tienen que prestar dinero de mi familia para seguir adelante y no tengo porqué a los 45 años pasar por esto. Julio Machieriski a su turno relató que la semana pasada me llamaron por teléfono para decirme que me tenía que presentar en forma urgente en Supervisión porque si no firmaba me iban a exonerar. Yo había presentado los papeles para iniciar el trámite de jubilación en septiembre del año pasado y me debe faltar un año para jubilarme, con lo cual no podía quedar afuera del ministerio, no puedo perder 28 años de trabajo. Así que tuve que firmar bajo extorsión y venir a presentarme acá. A mí me extorsionaron, me presionaron para firmar, y sino quedaba afuera del sistema.