Se formalizó investigación de violento asesinato
Se trata del homicidio de Juan Gallardo, de 74 años, ocurrido en agosto de este año. El hombre fue brutalmente golpeado y apuñalado en el frente de su vivienda.
Juan Pedro Gallardo perdió la vida de modo violento en el jardín del frente de su casa, en Esquel, el 29 de agosto de este año. No hubo testigos presenciales, ni elementos que permitieran dar fácilmente con el autor. La investigación permitió sumar elementos a una de las hipótesis y formalizarla en relación a un imputado, por lo que el fiscal Fernando Rivarola pidió que se imponga prisión preventiva por un mes para favorecer la tarea investigativa. El defensor Bruno Deias se opuso, mientras que Ricardo Rolón, juez de la carpeta, dispuso la medida por el tiempo solicitado por la Fiscalía. La Defensa pidió la inmediata revisión. Gallardo tenía 74 años cuando el 29 de agosto a las 20:50 fuera agredido brutalmente en el frente de su vivienda. El autor ingresó al jardín de la víctima y la golpeó reiteradas veces con un elemento contundente en la cabeza. Luego, con un cuchillo, le asestó al menos tres puñaladas en el tórax. Según la forense que actuó en la causa, los golpes en la cabeza lo habrían colocado en situación de anestesia y habrían inmovilizado a Gallardo quien luego fue ultimado con un arma blanca. Esta hipótesis habilitó la calificación del homicidio cometido con alevosía. La Fiscalía consideró que para avanzar con la investigación es necesario que el imputado permanezca un tiempo imposibilitado de obstruirla y que esto solo podría garantizarse con la prisión preventiva, al menos por el plazo de un mes. El defensor criticó los elementos de prueba que vinculan a su defendido a la causa. A su criterio son insuficientes para permitir la imposición de una medida de coerción. Los elementos que vinculan al imputado con el hecho son indirectos. Uno de ellos es un hecho precedente, ocurrido veinte días antes del homicidio. Se trató de una agresión entre la víctima y el abuelo del imputado, que terminó con asistencia médica. Luego se presentó el imputado con intenciones de agredir físicamente a Gallardo y lo amenazó de muerte. El 29 de agosto, cuando Gallardo salió de la vivienda a cerrar el portón, fue sorprendido por el imputado (aún no se sabe si solo o con otras personas). Las lesiones habrían iniciado de frente y luego de espalda. Todas producidas con un elemento contundente, por una persona probablemente más alta que la víctima. El elemento que la Fiscalía sospecha que habría sido utilizado para golpearlo, es un bastón extensible que fue hallado en el vehículo que maneja el imputado. Estaba limpio, sin embargo al ser peritado se pudo obtener una muestra de ADN de Gallardo. El bastón tiene estructura metálica y es un arma de defensa o ataque.