Sentido homenaje al Dr. Luis Ripa
Este mes, el Dr. Luis Alberto Ripa cumplió 50 años en el ejercicio de la profesión de abogado y el Colegio Público de Abogados, para homenajearlo, realizó un acto en la sede de la institución el lunes 29/6 a las 19 hs.
En ese acto el Dr. Ricardo Gerosa Lewis, presidente del Colegio de Abogados de Esquel, dijo unas palabras: “Con su personalidad, su templanza, su trato al colega, su admirada entrega al estudio, ha ganado la estima y el respeto de todos nosotros. Nos asombra, todavía, cómo trajina los pasillos de tribunales con el mismo ahínco del primer día que lo conocimos. Y cómo en ese trajinar efectúa una defensa férrea de su cliente, y una búsqueda inclaudicable de la Justicia.
El Dr. Luis Alberto Ripa no trabaja de abogado. Es abogado. Con todas las letras. Su ejemplo debe servir para señalar el derrotero a las nuevas generaciones, con el propósito esperanzado de que se proyecten al futuro con ganas de honrar y de mejorar esta apasionante profesión, tomando su ejemplo y especialmente el mensaje de su tenacidad”.
Además el Dr. Juan Carlos Goya le dedicó unas palabras, reconociendo su labor profesional: “A un hombre lo jalona en  su vida,  una serie de acontecimientos, hechos y circunstancias, el Colegio Público de Abogados de Esquel, quiere tomar uno solo de ellos y  reconocer al Dr. Luis Alberto Ripa por haber cumplido 50 años  en el ejercicio ininterrumpido de su profesión de Abogado. El hecho en si,  por extraordinario, es suficiente, para que nuestra institución se sienta honrada de contarlo entre sus socios activos, desde el  momento mismo de su creación, pero permítannos  que este  encuentro sirva para ahondar sobre las características de nuestro homenajeado”.
Y agregó: “Una cronología apurada e incompleta,  dirá que nació en Esquel, que curso la primaria en la recodada y querida Escuela 20 de nuestra ciudad,  que el primer año del secundario lo hizo en Esquel y que luego por decisión de su padre lo rindió  en un colegio de Santa Rosa La Pampa, que a los 16 finalizó el secundario y comenzó  abogacía en La Plata, cambiando luego a la Universidad de Buenos Aires,  en donde rindió como alumno libre casi toda la carrera, graduándose a los 22 años y que al recibirse comenzó la carrera que hoy reconocemos vivamente.
La docencia, su paso por instituciones sociales y deportivas, son etapas que nos hablan de su dedicación a tareas de fuerte contenido social muy especialmente con los jóvenes, quizás porque Luis, es siempre un hombre joven. Pero no es el mero paso del tiempo, lo que saludamos, sino la forma en que ese ejercicio profesional fue hecho, es allí donde nuestro amigo Luis se ha destacado intensamente, su forma educada, su respeto, sus valores, su conocimiento profundo del derecho, nos dejan a diario una enseñanza  que todos valoramos.
Este viajero incansable, este hombre sobrio y elegante, este profesional formado y respetuoso,  cada mañana cuando temprano llega a Tribunales, nos remite a pensar que en los tiempos  apurados que vivimos,   Luis es y será siempre un modelo de ejercicio profesional de la abogacía  a seguir, quizás  uno de los últimos de su estirpe, permítannos  decir,   que al verlo,  uno sabe los que significa,  ser todo un  auténtico caballero”.