Sigue la polémica por el asfalto de una calle
Ongarato les había pedido que paguen la obra. Pero los frentistas advirtieron que desde Cambiemos nos maltrataron y nos trataron de mentirosos y malas personas.
Insisten con que es el municipio el que debe demostrar que el pago es justo. También se quejaron de la postura de varios concejales. Trío revuelto. Desde la izquierda, el intendente Ongarato y los ediles Pasquini y Romano, los protagonistas. Vecinos de calle Don Bosco salieron a responderle al intendente de Esquel, Sergio Ongarato, quien pidió que paguen la obra de pavimento, invocando la ordenanza 136/14, que ratifica el convenio de Vialidad Provincial y la Municipalidad y autoriza al municipio, recibida la obra de pavimentación de Don Bosco entre avenida Fontana y Sarmiento, a cobrarla “en virtud de la ordenanza Nº 02/2010, que declara de utilidad pública y pago obligatorio las mencionadas cuadras”, sostuvo el jefe comunal. En una Carta Abierta, los vecinos señalan que en estos meses “fuimos desde maltratados hasta tratados de mentirosos, o de que somos malas personas que no queremos pagar”. Agregan que “la iniciativa de dirigirnos a solicitar explicaciones, debido a una larga lista de irregularidades que existe sobre el cobro del asfalto, fue exclusivamente nuestra”. Advierten que hicieron una presentación en la Banca del Vecino el 31 de marzo y no tuvieron respuesta. A Ongarato le acercaron una carpeta con documentación el 31 de mayo, también sin respuesta. “A nosotros nadie nos arenga, nadie nos asesora, nadie nos manda a decir nada, y tampoco somos títeres de nadie. No nos dicen lo que queremos escuchar, al contrario, venimos de meses de idas y vueltas y ninguna solución real”. “Recurrimos al Concejo Deliberante porque entendemos que ellos deben velar por los derechos de los ciudadanos. No fue eso lo que recibimos por parte del bloque de Cambiemos, que en vez de escuchar la problemática, y tratar de resolverla, en la primera oportunidad nos trataron mal, se nos reían en la cara y nos faltaron el respeto; seguido de otras reuniones donde directamente con calculadora en mano nos decían cuánto y cómo debíamos pagar. ¿Es esta la función de los concejales?”. “Lo único que pedimos es que ante todo lo expresado, ante todo lo presentado, nos demuestren si es justo lo que pretenden hacer, enviando al cobro las cuadras”. Avivados Además reprocharon que en los medios, el intendente y el bloque de Cambiemos “se expresan obviando cosas que realmente son preocupantes. No se menciona que enviaron notificaciones de cobro erróneas, montos equivocados, cálculos mal sacados. No se piden disculpas por los maltratos y por los errores. Sólo se trata de dejarnos frente al resto de Esquel como lo que no somos: gente que se quiere avivar y no pagar”. En tal sentido advirtieron: “Queremos decirle al intendente Sergio Ongarato y a todo su partido, que nadie nos está utilizando. Lo que sí han hecho los concejales Flavio Romano, Christian Pasquini, Oscar Cheuque y Valeria Saunders es hacer su trabajo frente a una problemática planteada, buscar todo lo necesario para acercar a los ciudadanos que lo solicitan las explicaciones necesarias; lo que no sucedió por parte del Departamento Ejecutivo ni por parte del bloque de concejales de Cambiemos”. Vista gorda Mencionan un hecho que entienden es gravísimo, como la adulteración de una ordenanza. “Fuimos testigos de esto y fue de público conocimiento, este hecho fue detectado en medio de la sesión por los concejales Pasquini, Romano, Saunders y Cheuque, y hasta el momento no ha tenido explicación. Y el señor intendente hace la vista gorda ante esta gravísima situación, y dice en los medios que nuestra desconfianza la genera el concejal Pasquini. ¿No se da cuenta de que en nuestra cara adulteraron una ordenanza?” En la parte final de la nota expresan que “nos han tratado de gente ignorante, de personas manipuladas por intereses políticos; nos han subestimado, y queremos aclarar que estamos muy lejos de ser todo eso, y pedimos por favor, que trabajen en resolver los problemas de la población”. Solicitan a los que se expresan por redes sociales o mensajes a los medios “que se acerquen y averigüen cómo es la situación, porque dista mucho de ser personas que se niegan a pagar, como estamos catalogados. La política divide, esto sucede en estos tiempos, y es una pena. Porque hoy nos toca a nosotros, y quizá mañana le toque a otro”.