Silla de rueda para  mejorar el servicio en la terminal
La fundación cristiana denominada “Creer es Hacer” entregó ayer viernes una silla de ruedas a la Terminal de Ómnibus de Esquel.
“Era una necesidad”, reconoció Andrea Rowlands, gerente de la estación, quien además sostuvo que esta valiosa herramienta será de utilidad para mejorar la prestación hacia los usuarios.
Hace poco más de dos semanas, la nueva responsable de la terminal terrestre comenzó en Secretaría de Gobierno Municipal gestiones para obtener una silla de ruedas. En tiempo record le dieron el gusto. Ayer, en el marco de un sencillo acto, la fundación “Creer es Hacer” hizo la donación.
“Nunca tuvimos una. Ni siquiera están preparados los accesos”, develó Rowlands, agregando que ahora las personas con algún tipo de discapacidad motriz tendrán un trato acorde. También quiso agradecer a los integrantes de la asociación cristiana por concretar la entrega. “Dieron una mano grande”, resaltó.
Aseguró que “era una necesidad” y reveló un triste episodio ocurrido días atrás en la Terminal de Ómnibus cuando una señora solicitaba ayuda para ascender al colectivo, pedido que encontró la pasmosa pasividad del resto de los pasajeros. “Es feo decir que en un lugar chico se ven estas situaciones donde hay poco interés por el prójimo”, agregó.
Anticipó -en diálogo con la prensa- que la flamante silla de ruedas estará en un lugar visible de la estación de colectivos local, al alcance de los usuarios y las 24 horas. Habrá un cuidador, el sereno de turno, con la responsabilidad de manipularla. Adelantó en ese contexto que tiene previsto reunirse con Pablo Schulz, subsecretario de Transporte Multimodal, para optimizar el servicio.
“Mucho para hacer”
Por otro lado, admitió que en materia de infraestructura hay “mucho para hacer” y contó que en estas primeras semanas de gestión tiene la mira puesta en renovar la parte exterior del edificio. “La prioridad también son los baños”, indicó, añadiendo que en pocos días más los renovados sanitarios estarán habilitados como corresponde.
“Empezamos con la limpieza de las canaletas y el techo porque la terminal siempre tuvo goteras. Por suerte hay mucho personal capacitado en rubros de electricidad y albañilería, por ejemplo. Es sólo llevarles el material para arrancar con las reparaciones. Después las roturas de los vidrios. Estos tienen un seguro y por eso se hicieron los trámites para cambiarlos”, informó.
Cierre perimetral
Para finalizar, Rowlands destacó que uno de los proyectos en carpeta es el cierre perimetral. “El otro día estuve reunida con el intendente y le planteé la posibilidad de avanzar con el cerramiento de la terminal. Esto es fundamental. Es una de las cosas urgentes. Hay muchas alternativas, el tema es ver con quién hacer las gestiones”, manifestó.