Sospechas en Chubut por el negocio de la arena para Vaca Muerta
Reemplaza un insumo que viene de China. Un yacimiento que explotará YPF. Denuncian que la provincia no recibirá beneficios.
Acá prima la lógica de la coima”, dijo ayer el diputado provincial por la UCR Roberto Risso. Se refería al multimillonario negocio que YPF montó con Chubut para sacar arenas silíceas de la localidad de 28 de Julio para ser utilizadas en el yacimiento de Vaca Muerta en Neuquén. Risso habló de un negocio de “500 millones de dólares, que es la plata que la Nación gastaba para traer la arena desde China. Ahora la llevará desde Chubut y a la provincia no le quedará ni un peso”. El tema tuvo un amplio debate en la sesión de la Legislatura de ayer. Y fue defendido por el diputado Carlos Gómez. proveniente del gremio petrolero y oficialista y por la ministra de Desarrollo Territorial Gabriela Doufour con argumentos, según la oposición “bastante débiles”. YPF extraerá del corazón del valle inferior del Río Chubut aproximadamente 1.500 toneladas de arenas cilíceas indispensable para la explotación no convencional (fracking) del yacimiento neuquino de Vaca Muerta. Ello generará un importante movimiento de camiones (se estima de cientos por día) por rutas que no están preparadas para semejante movimiento. Pero ayer se conoció un dato importante: se bien se pagó a un empresario cerca de 2 millones de dólares por una parte del yacimiento de arena, el resto eran tierras fiscales que YPF pagó, a través de otra empresa, la ridícula suma de 135 mil pesos por 13 hectáreas. Es decir, 10 mil pesos la hectárea. La venta fue autorizada por el Concejo Deliberante de la localidad de 28 de Julio según consta en el boletín oficial del viernes 30 de mayo de 2014 en la página 17, sesión “Ordenanzas Municipales”. Por otra parte, la arena saldrá de Chubut sin procesar. Será procesada en la planta Canning, la única del país. Según la ministra Doufour a la provincia le quedará “un servicio logístico de abastecimiento a la cantera y todo lo relacionado al traslado y servicios anexos”. No dio detalles de los montos. Pero ayer en la Legislatura, el diputado provincial Jerónimo García dijo que “esto no está del todo claro” y si el gobierno pretendió imponer el denominado “curro verde” por los incendios forestales en la cordillera, está claro que ahora cambió de color: “es el curro amarillo”. El yacimiento de Chubut fue comprado por la empresa La Porfia. Y así lo justificaba Miguel Galuccio, CEO de YPF en abril de 2014: “Compramos un yacimiento de arena, pero no con el nombre de YPF para que no salga cara”. Por último el impacto ambiental es claro al decir que “se proyecta desarrollar la explotación de la cantera mientras el recurso mineral lo permita”. Es decir hasta que se termine. Todo hace pensar que en el lugar quedará un socavón abandonado como único “recuerdo” para la provincia. “Chubut va a mirar impávido un nuevo saqueo. No hay dudas que aquí prima la lógica de la coima”, finalizó Risso. Hasta ahora, el gobierno provincial no se pronunció ante las denuncias salvo las inestables explicaciones de la ministra Doufour, amiga y mano derecha del gobernador K de Chubut Martín Buzzi.