“No puedo pasar un invierno más en ese lugar”, declaró Mauricio Huala, un vecino del barrio Lennart Englund, que vive en Costanera al 1300.

Tiene 59 años y vive solo hace 40 años en una situación extremadamente precaria: su casa tiene una infraestructura totalmente inestable y hay constante peligro de que se derrumbe.

Tiene una discapacidad mental, es diabético, tiene artrosis en una rodilla y neumonía crónica. Para empeorar las cosas, cuando llueve, pasa el barro y el agua por la casa: ni hablar de la nieve en invierno. Su puerta de madera no cierra, así que duerme prácticamente a la intemperie.

Ya tuvo problemas de derrumbe y de cañerías que también afectan a los vecinos de la zona. Ha hecho solicitudes de asistencia, pero no tuvo respuesta.

Quien desee ayudar a esta persona puede comunicarse con él al celular 02945-15516396