Todos los atractivos de la Patagonia se reunieron en una feria de Colegiales
Durante el fin de semana pasado, expositores de las provincias de Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego ofrecieron sus artesanías regionales y productos gastronómicos en el predio El Dorrego.
Los innumerables atractivos de la Patagonia la convierten en una región mágica. Una manera práctica y diferente de conocer sus encantos fue la feria “Buenos Aires celebra la Patagonia”, que permitió un recorrido por los rincones del Sur sin moverse de la Ciudad. La cita fue este fin de semana en el predio El Dorrego, en Colegiales, donde las provincias de Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego instalaron sus stands para hacer conocer sus atractivos turísticos. Obviamente no faltaron las degustaciones de productos gastronómicos y hasta hubo clases de cocina con reconocidos chefs como Narda Lepes y  Roberto Petersen.  Tampoco faltó espacio para las artesanías y los espectáculos musicales, como parte del recorrido por la región homenajeada, aunque todos los laureles se los llevaron los costosos platos que incluían manjares de la zona como trucha, salmón, ciervo, dulces de frutos y chocolates, entre otros. En el marco del programa “Buenos Aires celebra las regiones”, la Patagonia fue una de las homenajeadas por su enorme riqueza turística. De hecho, se trata de uno de los lugares preferidos de los visitantes que llegan desde el exterior a conocer nuestro país. Los paisajes son tan variados como impactantes: cerros, montañas, ríos, lagos, bosques, ciudades ubicadas al pie de la Cordillera y hermosas costas son algunas de las postales para deslumbrarse. Los parques nacionales encierran los secretos de la naturaleza más pura y visitarlos es una experiencia inolvidable. Los centros de esquí en diversas ciudades, los avistajes de ballenas que llegan a Puerto Madryn o los glaciares que se imponen con su inmensidad suman más atractivos. Además, la Patagonia posee condiciones inmejorables para practicar todo tipo de actividades, ideal para aquellos con espíritu aventurero o amantes de la pesca. Algunos de los deportes más tradicionales gracias a la geografía del lugar son (además del esquí y el snowboard en temporada de invierno) el kayak, buceo, trekking o rafting, por mencionar algunos ejemplos.  «
puro fieltro
Los mates y macetas de Natalia Romero, de Puro fieltro, se destacan por sobre el resto de los stands de la feria. La propuesta es sencilla: fieltro artesanal con distintas técnicas transformado en un cuenco contenedor para el mate o macetas exclusivas para cactus y suculentas. “Somos de Buenos Aires, pero la lana llega desde Trelew. Buscamos recuperar la fibra de laboratorios textiles, recuperar el sobrante y transformarlos en productos”, cuenta Romero sobre sus mates que cuestan 250 pesos y se pueden conocer en <www.purofieltro.com>.
dulzuras
Patagonia Berries propone productos artesanales como mermeladas y dulces elaborados con frutas de El Hoyo de Epuyén. También realizan una tarea solidaria: “Desde enero de este año estamos dándole un desayuno a niños en situación de desnutrición por cada frasco de dulce que vendemos”, comentan. “Llevamos 47 mil desayunos, que entregamos a través de la fundación CONIN.” Sus dulces, que salen entre 35 y 50 pesos, son naturales y de frutas finas como arándanos, frambuesas y grosellas.
todo a mano
La propuesta de María Luque, de Esquel, incluye bijouterie con cuentas de vidrio y piedras típicas, además de artículos de cuero hechos ciento por ciento a mano. “La gente vino con ganas de conocer cosas de la Patagonia y a nosotras nos sirve porque la gente ve nuestros productos y nos va eligiendo. El público no tiene siempre la posibilidad de conocer todo lo que ofrece la Patagonia y esto es un mercado que funciona todo el año y nos ayuda en la expansión”, cuenta Florencia, vendedora del stand. ¿Los costos? Billeteras y monedores, $ 190. Pulseras desde $ 40.