Trabajadores judiciales cumplieron un paro de 24 horas
Como fuera informado en la pasada edición, en la jornada de ayer el Sindicato de Trabajadores Judiciales del Chubut (SITRAJUCH) llevó a cabo un paro por 24 hs.
En todas las circunscripciones judiciales de la provincia, medida de fuerza que tuvo un alto acatamiento en nuestra ciudad.
Cabe recordar que el reclamo de los trabajadores judiciales al Ejecutivo Provincial es por una deuda del 24 % de incremento salarial correspondiente el año pasado y que debía efectivizarse en dos cuotas, acuerdo que no se cumplió, motivo por el cual el SITRAJUCH decidió agudizar las medidas de fuerza.
Cecilia Bagnatto, delegada del SITRAJUCH en los Tribunales de Esquel, en diálogo con la prensa recordó que esta medida de fuerza fue decidida por asambleas que se realizaron en toda la provincia en reclamo de una recomposición salarial que se viene postergando desde diciembre de 2013.
“Hace 2 años el Superior Tribunal firmó una acordada prometiendo esta pauta salarial y hasta ahora no hemos cobrado”, explicó la trabajadora judicial remarcando que se realizaron reuniones con el Ministerio de Economía y con el gobernador Martín Buzzi, pero hasta el momento no obtuvieron respuestas.
También comentó que entre los reclamos, los trabajadores judiciales pretenden que se apruebe el presupuesto del Poder Judicial “para que pueda trabajar y brindar el servicio de justicia de manera eficiente”, recordando que desde el año 2012 están sin aprobación de un presupuesto.
Por otra parte, Bagnatto adelantó que el próximo lunes tienen previsto hacer asambleas en toda la provincia a partir de las 8 de la mañana y, en caso de no obtener respuestas favorables, se analizará continuar y agudizar las medidas de fuerza.
Acatamiento “muy alto”
En cuanto al acatamiento que tuvo el paro de Judiciales en Esquel, la delegada gremial aseguró que el mismo fue “muy alto”, con casi el 100% de adhesión, aunque se presentó a trabajar el personal de guardia, para las audiencias y para garantizar el servicio.
Finalmente, Cecilia Bagnatto, se manifestó “muy conforme” con la postura del Superior Tribunal de Justicia de la provincia “que abrió las puertas para conversar en paritarias”, destacando que las mesas de negociaciones son abiertas y en las mismas participa también la Asociación de magistrados.
 
La Justicia de Chubut dejó cesante al Médico Forense Daniel Roo
En las últimas horas se dio a conocer la información que el Superior Tribunal de Justicia del Chubut dejó cesante al médico Forense Daniel Roo, quien está siendo procesado en la Justicia Federal por Apología del Delito, por hacer a través de las redes sociales, expresiones violentas en contra de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.
“No lo puedo tomar como algo festejable”, expresó Cecilia Bagnatto al respecto, aunque reconoció que está “muy conforme” con esta decisión tomada por el Superior Tribunal de Justicia y que se diera a conocer en le día de ayer.
“Las manifestaciones de este señor en cuanto a matar y torturar a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, no pueden quedar de otra manera que no sean condenadas”, manifestó la delegada gremial.
En este sentido destacó la decisión del Juez Federal que procesó a Roo por apología del crimen. “El Superior Tribunal entendió la situación, en consonancia con la comunidad y el Concejo Deliberante que lo declaró Persona no Grata, y por todo eso lo cesantearon”, explicó.
“Yo no tengo ninguna cuestión personal con él, pero me parece que una persona que manifiesta lo que manifiesta, no puede estar en la posición en que está”, consideró Bagnatto y concluyó remarcando que los miembros de Superior Tribunal “tomaron la decisión adecuada”.
Para recordar
 
En el marco de la denuncia en la Justicia Federal, se decretó el PROCESAMIENTO sin prisión preventiva, como autor de Apología del Delito y se le trabó embargo sobre su dinero y/o bienes, por $ 5.000. En ese momento para la Justicia Federal quedó descartado que el comentario haya sido publicado en broma, como explicó Roo en su declaración indagatoria.
El Juzgado Federal de Esquel el 31de marzo pasado dispuso el procesamiento de Daniel Oscar Roo, médico forense del Poder Judicial de la Provincia del Chubut, por haber hecho públicamente apología de un delito condenado por sentencia judicial firme (art. 213 del Código Penal).
Esa apología fue cometida a través de una publicación realizada el 6 de agosto de 2014 en su muro de Facebook donde afirmó que Estela Barnes de Carlotto y Hebe Pastor de Bonafini debieron haber sido torturadas y ejecutadas de un tiro en la nuca.
Se consideró que la afirmación de que debieron haber sido “torturadas y asesinadas” dos referentes de asociaciones civiles dedicadas -entre otros objetivos- a reclamar el enjuiciamiento y castigo de los responsables de violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura cívico militar, constituye una alabanza, elogio y aprobación del plan sistemático de represión y eliminación de personas implementado en ese período, por cuya dirección y organización recayó sentencia judicial que lo declaró delictivo. En este punto, se recordó que los comandantes en jefe de las juntas militares del llamado “Proceso de Reorganización Nacional” fueron condenados por haber impartido las órdenes que implementaron un aparato organizado de poder a través del cual cometieron a gran escala delitos tales como homicidio calificado por alevosía y tormentos seguidos de muerte, entre otros (causa nº 13/84 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, sentencia del 9 de diciembre de 1985).
Para considerar que esa mención a la tortura y al asesinato implica una aprobación y un elogio de esos delitos, se tuvo en cuenta el tenor literal de la frase en el contexto específico en que fue utilizada. El comentario fue publicado con motivo de la restitución de la identidad de Ignacio Guido Montoya Carlotto, nieto de la presidenta de la asociación “Abuelas de Plaza de Mayo” Estela Barnes de Carlotto, cuando el 5 de agosto de 2014 se determinó que es hijo biológico de Laura Estela Carlotto y Walmir Oscar Montoya, secuestrados y asesinados por el aparato de represión ilegal de la última dictadura cívico militar de este país.