Tres casos de violencia de género llegaron a los Tribunales de Esquel
Estaba prevista la realización de tres audiencias en los tribunales de Esquel con la misma temática. Dos para formalizar la investigación y una audiencia preliminar.

Solo una de ellas cumplió su cometido, en la segunda el imputado no se presentó y se ordenó su compulsa, en tanto que en la tercera la defensa solicitó la suspensión de juicio a prueba y la Fiscalía pidió plazo para contactar a la víctima antes de expedirse.
De los tres casos, solo en uno la mujer agredida sostuvo la separación de la pareja. En otro, pese a seguir juntos, la mujer decidió sostener su decisión de que se resuelva en la justicia el hecho que la tuvo por víctima. En tanto que en el restante, la denunciante no quiere seguir adelante con la causa penal.
Este recorte de la casuística que pasa por los tribunales locales en materia de violencia doméstica, es una foto representativa de las historias que hay detrás de cada legajo de investigación. Historias que en numerosos casos complejizan las investigaciones, con características propias, distintas a las de los delitos comunes.
Los hechos, cada uno con sus matices, tienen en común los golpes. Golpes de puño, patadas, dados por un sujeto con superioridad física, que reacciona queriendo imponer su voluntad de la manera más primitiva e irracional. La calificación legal aparece repetida en todos los legajos: lesiones leves agravadas por el vínculo y por haberse cometido mediando violencia de género. La imagen devuelta por el espejo: hematomas, cortes producidos al arrancar un aro con el golpe, escoriaciones…
No es un delito como otros, no es un hecho aislado, intervienen condicionamientos psicosociales que impiden que la persona pueda posicionarse del modo que se espera de ella. Lo penal no es la solución de estas temáticas ya que se trabaja sobre los sujetos y no sobre la relación. Sin embargo, el trabajo de los operadores del sistema se propone que la mujer se sienta respaldada en sus derechos, algo indispensable para que logre salir adelante y comprender que es posible otra forma de relación.