Turista brasilera fue asaltada a punta de pistola en el sendero del Cañadón de Bórquez
Autoridades policiales reconocen dificultades para garantizar la seguridad de deportistas y visitantes que recorren los circuitos en bosques comunales.
Desde la jefatura de la Unidad Regional Esquel de Policía el comisario Oscar Marinao informó que el domingo fue víctima de robo una mujer oriunda de Brasil que se encontraba vacacionando en la zona. Según explicó, la víctima se encontraba transitando por el sendero turístico del Cañadón de Bórquez cuando fue abordada por dos sujetos a punta de pistola. Lo más relevante en lo que hace a la localidad de Esquel aconteció en el día de ayer (por el domingo) cuando luego de las 15 horas una turista brasilera en forma solitaria ascendió por la parte de senderos del Cañadón de Bórquez, dijo Marinao. Pasando por esa barriada luego fue perseguida por al menos dos individuos conocidos por la policía por múltiples hechos contra la propiedad. De este modo, luego de 20 minutos de trepada fue alcanzada por los sujetos, uno de los cuales extrajo un arma de fuego con la cual la amedrentó y despojó de su mochila con los distintos objetos personales que llevaba consigo, como una cámara de fotos, celular, dinero en efectivo. La policía señaló que ya había sido alertada por otros vecinos del barrio, gente que colabora con nosotros y vio a los malhechores persiguiendo a la turista. Se montó rápidamente un operativo y un policía de a pié encontró a la turista asaltada. Luego la jovencita denunció el hecho, advirtiendo que los autores serían dos, quienes se habrían introducido en domicilios del barrio Cañadón de Bórquez, de la calle Doña Margarita. Mariano relató que luego de varias horas, con autorización del fiscal de turno y el aval del juez de garantías fueron luego de las 18 horas allanados estos inmuebles, encontrándose la cámara de fotos profesional y otros objetos de la jovencita, y también se encontraron elementos de otro hecho acontecido en la vecinal del Cañadón de Bórquez el año pasado. Por otra parte, informó que también uno de los involucrados apedreó a los patrulleros al momento de los allanamientos, provocando daños en al menos dos de estos vehículos. Por este motivo fue aprendido. Más allá de este hecho puntual, hemos advertido que cuando transitan por el sendero que va al Cañadón los turistas quedan expuestos. La amplitud y el margen horario hace que turistas y deportistas queden a merced de los malvivientes. En este marco reconoció que desde la jefatura de la URE estamos tratando de coordinar alguna acción con autoridades competentes como para poner un corredor seguro, con un horario donde podamos garantizar la plena cobertura. El lugar del estacionamiento de los vehículos por ejemplo, que estacionan entre los pinares en distintos extremos, dificulta la prevención y facilita la labor de los malhechores.