Un intenso frente frío dejará fuertes vientos, lluvias y posteriormente nevadas en el sector cordillerano.

La mitad norte del país por su parte tendrá condiciones agradables que tenderán a cambiar lentamente a partir del domingo.

Este fin de semana la nieve irá ganando cotas más bajas sobre la cordillera patagónica.

Un frío comienzo de viernes se ha dado en buena parte de la Argentina, fundamentalmente sobre el centro-norte patagónico y el sur de la región pampeana en donde se destacan registros térmicos mínimos.

Estas condiciones atmosféricas estables y anticiclónicas que dominan buena parte del país tenderán a debilitarse rápidamente en la Patagonia ante la llegada este viernes de un potente sistema de bajas presiones acompañado de un intenso frente frío. Sus primeras consecuencias comenzaban a sentirse en la mañana con registros de ráfagas de 50 a 70 km/h en el sur patagónico. Se espera durante la segunda mitad de este día una importante intensificación de los vientos, con ráfagas que podrían superar los 100 km/h según indica el alerta oficial emitido por el Servicio Meteorológico Nacional vigente para la mayor parte del territorio patagónico.

Sábado contrastante en el país

Durante el transcurso del sábado el aire muy frío se irá afianzando en toda la Patagonia argentina y se mantendrán los fuertes vientos del oeste y sudoeste. En las ciudades turísticas de Esquel, El Bolsón, Bariloche y San Martín de los Andes se registrará ambiente frío con poca amplitud térmica, con valores del orden de los 2°C a los 6°C. Hacia la noche del sábado fundamentalmente, no se descarta que las precipitaciones sean en forma de nieve sobre estas ciudades, con mayor probabilidad sobre Esquel.